Skip to Content

Visor

Volver al listado

Belén Gancedo. Directora de Educación de Microsoft en España

Revista Digital Educamadrid

Fecha de publicación 1 de marzo de 2021

Resumen

"La clave de la digitalización en la educación no se encuentra en la tecnología en sí, sino en lo que pueden llegar a hacer profesores y alumnos con ella."

Belén Gancedo es desde hace dos años la directora de Educación de Microsoft en España. Procede de IBM, empresa en la que desarrolló gran parte de su experiencia profesional durante 16 años y en la que ocupó diferentes cargos de responsabilidad. Belén se dedicó al desarrollo de negocio del Sector Público y también lideró el área de negocio social y colaboración como directora de ventas para España, Portugal, Grecia e Israel.

Para ella, “el reto más importante es ayudar a que los centros incorporen las tecnologías y que su uso sea seguro y responsable”.

Nota biográfica completa

Entrevistas

Mujer, Tecnología y Educación

Autora

Belén Gancedo

Directora de Educación de Microsoft en España

 

Si pudieras regresar al pasado, ¿cambiarías algunas decisiones que tomaste a la hora de elegir estudios? ¿Qué te influyó más y quiénes en tus decisiones?

Pues creo que probablemente no cambiaría nada, porque de todas las decisiones he sacado un aprendizaje. En mi caso, no tenía una vocación clara y definida cuando tenía 16 ó 17 años y, realmente, ha sido la experiencia laboral la que posteriormente ha marcado mi apuesta por el campo de la tecnología.

La mayor y mejor influencia siempre ha sido el apoyo de mi familia en las decisiones que he tomado. Es muy importante que tu entorno más cercano, que es el que puede influir en tus decisiones, te apoye y también te aconseje, después la decisión es solo tuya.

Desde tu experiencia profesional y conociendo los cambios en las últimas décadas, ¿qué dirías a los adolescentes y especialmente a la chicas a la hora de elegir una profesión?

Sin ninguna duda les diría que se orienten hacia aquello que les guste, por lo que sientan pasión o curiosidad y que les atraiga. A las chicas les diría que no se pongan límites y que exploren la tecnología como opción profesional, que vean los distintos trabajos que están relacionados con la tecnología y que no se pierdan la oportunidad al menos de incorporarlos en su lista de “posibles estudios”. La tecnología no es ámbito exclusivo de los hombres. Es sinónimo de innovación para hacer cosas extraordinarias que ayuden a cambiar y mejorar el mundo. Las posibilidades que nos trae la Inteligencia Artificial (IA), por ejemplo, son infinitas y las mujeres no pueden estar al margen de esta innovación. La adolescencia es un momento perfecto para tomarse el tiempo necesario en “ver qué hay ahí fuera” y “cómo puedo yo ser parte”, es una oportunidad única. Hay que tener curiosidad y moverse, es muy importante tener ese growth mindset. Esto es algo que, por ejemplo, en Microsoft es una premisa. La compañía tiene una cultura de innovación basada en el aprendizaje continuo y es algo con lo que me siento muy identificada.

¿Qué destacarías de tu experiencia laboral que pueda ser inspirador y que pueda motivar a las alumnas que hoy están en el colegio y en el instituto y tienen que decidir qué quieren ser? ¿A qué retos se enfrentarán?

En mi caso yo estudié la licenciatura de Ciencias Económicas y Empresariales, y de hecho me especialicé en auditoría de cuentas, así que todo parecía indicar que acabaría en una auditora o en el departamento financiero de alguna empresa. Pero, la experiencia laboral que tuve en mi primer trabajo en consultoría cambió totalmente mi rumbo profesional, porque me enganchó totalmente, y he de decir que ha sido la mejor escuela que he podido tener, con mucho esfuerzo y grandes retos, pero lo volvería a hacer mil veces.

En consultoría tuve la oportunidad de conocer cómo funcionan las empresas “por dentro”, sus procesos de finanzas, de fabricación, expedición, ventas,… y de cómo la tecnología puede ayudar a mejorar esos procesos, unas veces cambiándolos y otras veces creando algunos nuevos. Pude viajar, conocer un montón de gente, compañeros maravillosos y clientes y empresas tanto de España como de otros lugares del mundo, y entendí el poder que la tecnología tenía para transformar, no solo nuestras empresas sino a la sociedad en su conjunto, y lo genial era que además yo podía ser parte de los actores de ese cambio, así que decidí continuar cerca de la tecnología siempre.

¿Has encontrado limitaciones o barreras en los puestos que has ocupado? ¿Alguna vez te han planteado “qué hace una chica como tú en un sector como este”?

Soy una firme creyente en que no existen límites si realmente nos proponemos conseguir una meta. Lógicamente en el éxito influirán numerosos factores como pueden ser el esfuerzo, los momentos personales y familiares, las oportunidades que se presenten y el momento en el se produzca…, pero los límites más importantes y peligrosos son los que nosotros mismos, y a veces de manera inconsciente, nos ponemos. A veces tenemos miedos, no estamos seguros, o necesitamos potenciar enormemente la autoconfianza, pero lo relevante es fijarse un objetivo, sin complejos, e ir a por él. El mundo es diverso y la empresa del sector tecnológico, que tradicionalmente ha estado muy masculinizado, está poco a poco abriéndose a esa diversidad. Creo que las chicas deben hacer lo que quieran, pero ahora mismo hay una enorme oportunidad en torno a la tecnología, por lo que es necesario hacerles ver que ellas tienen cabida. Es necesario el fomento de las vocaciones STEM en niñas, que llevará a mejorar el empleo, gracias a la incorporación de talento digital diverso en un sector clave para el crecimiento de la economía española.

Si hablamos de educación y de digitalización, ¿cuál es el equilibrio para que se deje de ver como una amenaza desde ciertos sectores?

El equilibrio creo que pasa por quitar la tecnología del foco principal, se distorsiona totalmente, ya que el objetivo no es la tecnología sino que ésta simplemente es un mero facilitador que va a impulsar que las cosas sucedan. La educación no ha sido, tradicionalmente, objeto de inversión significativa en cuanto a procesos de transformación digital y este es uno de los motivos por el que han aflorado, especialmente debido a la pandemia, carencias que han motivado acciones urgentes y esas inversiones que no se habían hecho para cambiar esta situación.

La irrupción de la Covid-19 ha hecho que se impulse la digitalización en cuanto a disponibilidad y acceso a dispositivos y conectividad, pero esto no ha hecho más que comenzar y a través de la comunicación, difusión, formación y acompañamiento podremos ir aterrizando y ayudando a los centros, sus profesionales y a los alumnos y sus familias a incorporar los cambios de manera tranquila y segura. Y digo, que no ha hecho más que empezar, porque en Microsoft creemos que la clave de la digitalización en la educación no se encuentra en la tecnología en sí, sino en lo que pueden llegar a hacer profesores y alumnos con ella. Ahora, se inicia una nueva fase, tras la de los primeros meses de pandemia, donde profesores y estudiantes comenzarán a reimaginar todo lo que pueden llegar a hacer gracias a la tecnología para mantener altos niveles de resultados en un modelo híbrido.

Además de por la mayor facilidad para encontrar un empleo, ¿por qué debemos animar a las chicas a estudiar carreras relacionadas con las disciplinas STEM? ¿Aportan las mujeres algo diferente en estos campos habitualmente desarrollados por hombres?

Lo que las mujeres aportamos en estos campos es hacer posible que el talento que necesitamos sea mucho más diverso y por tanto completo. La tecnología no es cosa de hombres o mujeres, ni siquiera de los informáticos sino que todos los sectores y las industrias van a tener que incorporarla y utilizarla en un futuro próximo, por tanto es una oportunidad buenísima para todos los estudiantes. Deberían formarse en competencias digitales, como mínimo, y si además quieren hacer de ello su profesión, creo que sería una opción muy acertada porque va a haber oportunidades laborales que necesitan a profesionales cualificados en estas materias.

Las oportunidades laborales son un aspecto fundamental en la orientación de los alumnos. ¿Cómo podemos integrar el mundo educativo y el empresarial para mejorar la orientación académico-profesional?

Para los alumnos es clave tener la oportunidad de conocer y analizar las distintas opciones existentes mucho antes de que tengan que tomar una decisión, porque así pueden reflexionar, comentarlo con sus familiares o amigos y finalmente tomar una decisión.

Hay una clara oportunidad para España de capitalizar iniciativas de vanguardia, profundizando en la relación universidad-empresa en tres áreas: la identificación de proyectos innovadores conjuntos; el apoyo a nuevas empresas de base tecnológica; y la adaptación del contenido curricular en función de la demanda laboral cambiante. Programas que puedan acercar la empresa a la escuela son muy interesantes, porque así pueden ver para qué sirve todo lo que a lo mejor se está planteando estudiar en los próximos cinco o seis años en la universidad. Poder hablar con profesionales en la materia de que se trate e incluso acercarse a actuales alumnos que ya hayan tomado recientemente una decisión similar puede ayudar mucho a tener éxito académico posterior y que salgan altamente motivados.

Cuando hablamos de tecnología, aún hoy, parece que solo se habla de cuestiones muy técnicas. Son muchos los profesionales que deben formarse en tecnologías orientadas al bienestar social, a la salud, a la calidad de vida tanto en el ámbito personal como profesional. ¿Por qué no se ve siempre a la tecnología como un aliado?

Quizás por desconocimiento y miedos. La tecnología ya está presente en nuestro día a día y lo va a estar muchísimo más, pero existe mucho desconocimiento alrededor de cómo incorporarla de forma natural en nuestro proceso de aprendizaje, igual que, por ejemplo, hemos hecho con el inglés o con otras materias.

La tendencia tradicional de adquirir conocimientos para encontrar un empleo y después no continuar estudiando ya no es válida. Esto se entiende muy bien con la medicina: ¿os imagináis a un médico que no siga estudiando una vez que ya le han contratado en un hospital?, ¿qué pasaría con los avances que se produzcan en investigación de enfermedades o en las técnicas de intervención quirúrgica, por ejemplo? Pues con la tecnología pasa exactamente lo mismo, pero va a pasar en todas las profesiones. Por eso es importante cambiar la mentalidad de estudio y aprendizaje continuo a lo largo de nuestra vida. Si lo entendemos así, lo vamos a incorporar de una forma mucho más normal y natural y haremos que los miedos desaparezcan. Es totalmente comprensible que si no entendemos algo que es nuevo para nosotros, las primeras reacciones sean de desconfianza y de miedo, pero las opciones de desarrollo profesional que trae la tecnología son y serán muy amplias y variadas.

La aplicación de la tecnología no debe verse solo desde una perspectiva técnica. La tecnología impulsa muchos sectores, como por ejemplo, la Sanidad. La Inteligencia Artificial tiene la capacidad intrínseca de mejorar nuestras vidas. Es el poder de la computación al servicio de las personas que nos permite conseguir cosas que de otro modo sería inimaginable. Esto se pone particularmente de manifiesto en la asistencia sanitaria, donde está demostrando avances sin precedentes en términos de asistencia inteligente, individualizada y segura.

Asimismo, la tecnología juega un papel clave para mejorar la sostenibilidad. La humanidad tiene por delante grandes retos de cuya superación depende el futuro de las siguientes generaciones. En un momento como el actual, en el que los cambios se suceden de una forma más acelerada que en ningún otro periodo de la historia, estamos convencidos de que muchas respuestas se alcanzarán con la ayuda de la Inteligencia Artificial, que ya permite a científicos de todo el mundo multiplicar sus capacidades y acelerar sus investigaciones en aras de la sostenibilidad del planeta.

Desde Microsoft, ¿cómo se puede ayudar a los centros educativos a superar limitaciones tecnológicas?

Con formación y acompañamiento. La tecnología en los colegios ya existe, pero hay que sacarle el máximo valor. Durante la pandemia hemos visto cómo la tecnología nos puede ayudar a continuar conectados, y a realizar las clases en un modelo remoto desde casa; pero la tecnología no es solo para esta situación, sino que hay que usarla allá donde puedas estar, en casa, en el cole o en el instituto, porque va mucho más allá de tener un dispositivo y/o conectividad. Se trata de desarrollar competencias y habilidades que te prepararán para tu futuro. Por eso desde Microsoft remarcamos la importancia de las capacidades pedagógicas, la metodología y los contenidos apoyados e integrados en nuestra tecnología. Y en este sentido, acompañar a la comunidad educativa con formaciones, charlas y webinars e incluso facilitar conversaciones entre los propios profesores de sus experiencias con la tecnología, es clave. Muchos profesores han estado incorporando durante estos últimos meses, nuevas herramientas tecnológicas en su metodología educativa, muchas veces por primera vez. Esto cada vez será más imprescindible, por lo que hay  que ayudar a potenciar las capacidades digitales de los profesores, para que ellos, a su vez, las transmitan a sus alumnos. Y esto debe ser un proceso sencillo, que no añada más complejidad y presión a los profesionales y centros educativos.

En Microsoft queremos ser el compañero de viaje idóneo para la transformación digital del sector educativo, con soluciones como Microsoft 365 Educación, enfocadas a impulsar la colaboración tanto dentro como fuera del aula. Microsoft es mucho más que un sistema operativo, ya que ofrece una solución completa de identidad y gestión, en un entorno seguro, fácil de usar, con acompañamiento y formación.

Como Directora de Educación Microsoft España, ¿qué retos está asumiendo actualmente y en qué proyectos e iniciativas está implicada?

La verdad es que el reto más importante es ayudar a que los centros incorporen las tecnologías de Microsoft Educación y que su uso sea seguro y responsable. Esto se traduce en multitud de iniciativas tanto formativas, de comunidad educativa, difusión y acompañamiento, que ejecutamos no solamente las 13 personas que formamos parte de este equipo en España, sino todas las empresas que son partners de Microsoft y que hacen un trabajo increíble, enseñando cómo sacar el máximo valor a todas las soluciones educativas de Microsoft.

Microsoft tiene una misión con la educación española muy clara que consiste en empoderar a todos los alumnos para que sean capaces de tener éxito académico, y en este sentido estar cerca de ellos, de sus profesores e incluso de sus familias, es clave. Además, tenemos proyectos de desarrollo de habilidades STEAM, programación y robótica, nuestro Edulab (que ahora se ha convertido en virtual), tecnología de accesibilidad e inclusión (para que los alumnos con dificultades en el aprendizaje puedan estar en el mismo plano que el resto de sus compañeros), alianzas y colaboraciones importantes (como la que tenemos con fundación Repsol) alrededor de los ODS y cómo concienciar a nuestros jóvenes de la importancia de cuidar nuestro planeta, integraciones con otras tecnologías ya existentes para capitalizar las inversiones que tiene ya el centro pero añadir y completar funcionalidades relevantes que nuestra tecnología puede aportar.

Por último, la carencia de profesionales formados para ayudar a las empresas a asumir los retos actuales en términos de innovación y transformación, sin duda supone un freno a la competitividad y es algo en lo que tenemos claro que hay que trabajar desde Educación. Destacaría nuestra apuesta por mejorar las capacidades digitales de los alumnos y profesores. A través de varios programas de “skilling” disponibles en Microsoft, acercamos el conocimiento que los jóvenes necesitan adquirir en competencias digitales, de forma que puedan salir al mundo laboral totalmente preparados. De hecho tenemos la plataforma gratuita Microsoft  Learn, diseñada tanto para profesores como para alumnos, porque sus necesidades son distintas y por tanto las rutas de aprendizaje, motivo por el que tenemos dos rutas diferenciadas.

Creative Commons by-nc-sa
Revista Digital EducaMadrid
Fecha de publicación: 1 de marzo de 2021