Skip to Content

Visor

Los textos científico-técnicos. Características. Rasgos lingüísticos

Los textos científico-técnicos son aquellos que tienen como finalidad divulgar los avances que se producen en el ámbito de la ciencia y de la técnica. Por tanto, estos textos se caracterizan por su función representativa o referencial.

Ese tipo de textos son de diversa clase y pertenecen a una amplia variedad de géneros: informe, monografía, conferencia, artículo , libro de texto, examen, instrucciones de uso, tesis doctoral, ensayo, etc.

Desde una perspectiva comunicativa tendrán unas u otras características en virtud del conocimiento de los interlocutores. 

  • Si el emisor y el receptor comparten el mismo o parecido nivel de conocimientos; esto es, ambos son especialistas, se caracterizan por:

    • Un alto grado de saber compartido por emisor y destinatario.

    • La preferencia por un registro lingüístico formal.

    • Un alto grado de planificación del texto.

  • Su realización en situaciones comunicativas institucionalizadas: conferencias, congresos, cursos, revistas especializadas.

  • El empleo de códigos complementarios del lenguaje verbal: apoyos gráficos (diagramas, mapas, etc.); símbolos que sustituyen a conceptos (fórmulas); lenguajes formales especiales (lógica formal, lenguajes de programación informática).

  • Cuando existe una diferencia notable entre el saber del emisor especialista y el del destinatario estos textos adoptan el estilo llamado de divulgación científica, caracterizado porque antepone la claridad expositiva a la precisión científica y por su transmisión a través de medios de comunicación de masas (revistas, televisión, CD-ROM, etc.). Entre los mecanismos que facilitan la comprensión se encuentran los siguientes:

    • Repeticiones de ideas y conceptos (redundancia).

    • Definiciones y explicaciones de conceptos.

    • Aclaraciones y reformulaciones de las ideas.

    • Abundancia de ejemplificaciones.

    • Uso de comparaciones de carácter didáctico y otros recursos retóricos, como la metáfora.

    • Son recursos, en fin, que sacrifican la precisión y  el estilo científico en favor de la claridad.

La preocupación por el rigor y la coherencia lógica explica que exista en estos textos una cuidada planificación previa que afecta tanto a la selección de los contenidos como a su estructuración en el discurso. Los usos lingüísticos de estos textos responden a las exigencias de objetividad, precisión y claridad. Todo ello exige un mayor cuidado en la expresión y organización de los materiales del texto, evitando interrupciones en el razonamiento, digresiones y cambios de tema, contradicciones, imprecisiones o cualquier desorden que dificulte la claridad expositiva. A la claridad debe sacrificarse en algunas ocasiones -sobre todo en los textos divulgativos- la elegancia de estilo, lo que explica la presencia de repeticiones, paráfrasis, explicaciones, definiciones o ejemplos.

La tipología textual predominante es la exposición y la argumentación, cuando se trata de temas que suscitan la discusión. En menor medida, aparece la descripción como complemento necesario de la exposición (por ejemplo, cómo es el objeto del que se habla). La narración puede aparecer cuando el enfoque es cronológico o histórico. Si por el contrario, se pretende enseñar al receptor a hacer algo, aparecerá la instrucción

Por lo que se refiere a la disposición, la organización de los textos científicos se caracteriza por su alto grado de planificación; de ahí que dominen las estructuras cerradas, con una gran variedad de organizadores y conectores con diversas funciones: servir de apertura, de transición entre los temas, de división en partes y de conclusión o cierre.

Algunas secuencias, e incluso ciertos géneros de textos, se organizan según criterios estructurales estrictos que son muchas veces resultado de convenciones explícitas: bibliografías, índices de materias, citas, notas, etc.

La información se presenta a veces en formas especiales, como los esquemas o las tablas. Se completa la información verbal con elementos no verbales, como ilustraciones (dibujos, fotografías) y otros recursos para facilitar la comprensión (gráficas, mapas, etc.).

La manera como se desarrolla la información depende del método de la ciencia en concreto:

  • El método deductivo es el que va de lo general a lo particular; por tanto, se parte de una hipótesis y en el desarrollo del texto se aportan los hechos, pruebas o datos, para demostrarla; se trata de una estructura analizante.

  • El método inductivo va de lo particular a lo general; se parte de unos hechos, pruebas o datos y de ellas se extrae una conclusión que explica el sentido de los hechos mencionados; se trata de una estructura sintetizante.

  • En la estructura encuadrada se parte de una hipótesis que se confirmará, a veces con variaciones, en la conclusión; en medio aparece una explicación detallada.

    Sin embargo, la estructura global de un texto de este registro suele seguir el siguiente esquema básico: introducción, desarrollo y conclusión.

Rasgos lingüísticos

  • Nivel léxico-semántico

    • Precisión científica

      • Términos con un sentido unívoco y no den lugar a ambigüedad o polisemia.

      • Términos definidos explícitamente para evitar otras interpretaciones.

      • Términos estilísticamente neutros, es decir, no presente un significado connotativo, expresivo o valorativo, sino única y exclusivamente denotativo.

  • Abundan los tecnicismos (términos propios de una ciencia o técnica, con un único significado) que forman terminologías o vocabularios específicos y ello da lugar a la creación de neologismos a través de varios procedimientos:

    • Préstamos procedentes de:

      • Las lenguas clásicas (latín y griego): biología, atrofia, agrimensor, plástico, ordenador, computadora, cibernética, eutanasia, etc.

      • Algunas lenguas modernas, propias de países donde el desarrollo científico y técnico es mayor: inglés, francés. De ellos, algunos son:

        • Xenismos: airbag, feed-back, big bang, by-pass, e-mail...

        • Adaptaciones: estándar, computadora, bite, casete, nailon, competencia...

        • Calcos: ratón (mouse), archivo (file), ventana (window), agujero negro (back hole), lluvia ácida (acid rain), aire acondicionado (air condirionated), línea caliente (hot line), base de datos (database)...

        • Palabras procedentes del nombre de algún científico: vatio (Watt), amperio (Ampère), polonio (Polonia, país de origen de Marie Curie), hertzianas (Hertz),...

        • Conversión en sustantivo común de los nombres de marca registrada: nailon, tergal, delco, etc.

    • La lengua común, de donde se toman palabras que sufren un proceso de especialización, adquiriendo un significado muy preciso. P.ej. en medicina: benigno o cuerpo extraño; en física: fuerza o rapidez; en química: ácido o gel; en matemáticas: cuadros mágicos; en cinematografía: barrido...

    • Utilizando los procedimientos morfológicos propios de la lengua:

      • La derivación, especialmente para la creación de sustantivos abstractos con los que se expresan procesos, estados, cualidades...

        • La mayoría proceden de verbos: fosilización, combustible, salivación...

        • Otros son derivados de préstamos grecolatinos mediante los prefijos hiper-, hipo-, ab-, pos-; o los sufijos -oma, -ico, -itis, -uro, -izar, -al, -ic;: optimizar, analgésico, analógico...

      • La composición a partir de:

        • Raíces de la misma lengua. P.ej. altorrelieve, machihembrar...

        • Lexemas de las lengua clásicas. P.ej. antropología, audiograma...

        • Con elementos de distintas lenguas. P.ej. electrocutar, del griego electro y el inglés execute...

        • Compuestos sintagmáticos. P.ej. anhídrido carbónico, cristal líquido...

      • Los procedimientos de abreviación: siglas y acrónimos, lexicalización de siglas: radar (radio detecting and ranging), TAC (Tomografía Axial Computerizada), cegesimal (sistema de medida basado en el centímetro, el grado y el segundo),  ADN (Ácido desorribonucleico), PC (personal computer), informática (información automática), modem (modulator-demodulator), bir (binary digit)...

  • En el nivel morfosintáctico y textual

La objetividad se manifiesta en la preferencia por:

  • Construcciones impersonales con las que se oculta o se presenta de forma indeterminada el yo del autor: pasiva, construcciones con se y otros procedimientos de indeterminación del agente, como el uso del plural por el singular en la primera persona (plural de modestia).

  • Uso del modo indicativo (modo de las realidades y de la objetividad) y del presente con valor intemporal.

  • Predominio de la entonación enunciativa.

La claridad se aprecia en:

  • Oraciones bien construidas, ordenadas y sin sobrentendidos.

  • Combinación de oraciones simples y compuestas que expresan relaciones lógicas (frases compuestas, con fuerte presencia de la subordinación), lo que explica el uso de variados conectores lógicos entre las oraciones: condicionales, causales, consecutivas, finales...

  • La complejidad de los sintagmas nominales (con subordinadas adjetivas), frente a la simplicidad de los sintagmas verbales, a excepción de los complementos circunstanciales.

    La cohesión del texto se aprecia en:

  • Los conectores textuales que distribuyen y ordenan el contenido y establecen las relaciones entre las ideas.

  • La repetición de una palabra o un sintagma, que puede ser un recurso poco elegante en otro tipo de texto, aquí sirve para la precisa comprensión del texto.

  • La ausencia de elementos expresivos (valorativos, comentarios personales, diminutivos, epítetos, etc.).