Skip to Content

Visor

El Romanticismo. Teatro

  • Temas

El tema principal de los dramas románticos es el amor, un amor absoluto e ideal, que está muy por encima de las convenciones sociales.

La imposibilidad de alcanzar un amor puro y perfecto en un mundo hostil hace que frecuentemente los finales sean trágicos.

Unidos a este tema aparecen la libertad, el azar, la rebeldía política o moral.

  • Personajes

Los personajes de los dramas románticos no cambian, son siempre iguales, carecen de evolución psicológica.

Los héroes suelen tener un origen desconocido y misterioso o bien ocultan su personalidad; están poseídos por una pasión absoluta y su ánimo oscila bruscamente de la felicidad a la desesperación: tienen dos grandes aspiraciones: el amor a la libertad y el amor a la mujer.

Las heroínas, siempre bellas física y espiritualmente, representan el amor.

Alrededor de ellos los demás personajes parecen existir sólo para oponerse al amor de la pareja protagonista o para asistir, impotentes, a la destrucción final.

  • Marco histórico

Los dramas románticos suelen desarrollar las acciones amorosas en un marco histórico, normalmente de la historia nacional.

  • Escenografía

La escenografía no es un simple marco de acción sino que cumple una función dramática importante. Tienen predilección por panteones, paisajes abruptos y solitarios, mazmorra, acantilados y montañas…

  •  Recursos formales
    • Mezcla de tragedia y comedia: los dramas románticos suelen mezclar la tragedia y la comedia para realzar los contrastes entre los ideales y la realidad.
    • No se respeta la regla de las tres unidades.
    • Mezcla de verso y prosa: los dramas románticos introduce la innovación de mezclar prosa y verso, aunque a la larga se impone el verso y la polimetría, pero ya no existen adecuación entre el contenido y el tipo de metros y estrofas.
    • El número de actos varía de tres a cinco. A veces se les pone título.
    • Intriga: Se caracteriza por la inclusión de numerosos elementos melodramáticos (origen desconocido de los personajes, anagnórisis o reconocimientos finales, escenas nocturnas y sepulcrales, desafíos…) con el fin de conmover y emocionar al público, al que ahora no se pretende ni educar ni aleccionar.
    • Se introducen pasajes líricos, sobre todo en las escenas amorosas, desdeñando la división clasicista de los géneros.
    • Se subraya el carácter inexorable del paso del tiempo que se pone en relación con el destino fatal que siempre persigue al héroe romántico.
  • Finalidad

La finalidad última del teatro romántico es conmover al espectador, llegar a su fibra sensible, hacer reír y llorar.

Se expresan los anhelos de una sociedad más justa: defensa de la libertad y del derecho a la rebelión frente a los tiranos y los malos gobiernos, reivindicación de la felicidad íntima de los individuos frente a los códigos morales establecidos, preocupación por los problemas sociales y políticos contemporáneos, etcétera.

Los autores más importantes son Ángel de Saavedra, Duque de Rivas: Don Álvaro o la fuerza del sino y José Zorrilla: Don Juan Tenorio.

José Zorrilla. Don Juan Tenorio                                                         

 

Duque de Rivas. Don Álvaro o la fuerza del sino