Skip to Content

Visor

El acento. La tilde. Reglas generales de acentuación

El acento

Es la mayor intensidad con que pronunciamos una sílaba dentro de una palabra. Por tanto, el acento pertenece a la lengua oral.

La tilde

Es la representación gráfica del acento. Se le denomina también acento ortográfico. Por tanto, el acento pertenece a la lengua escrita. Además, la tilde aparece según las llamadas reglas generales de acentuación.

Clases de sílabas por su tono

  • Sílaba tónica. Es la sílaba que se pronuncia con mayor intensidad dentro de la palabra.

  • Sílaba átona. Es la sílaba en la que no recae la mayor intensidad dentro de la palabra.

Clases de palabras por la posición del acento

  • Aguda. Es aquella palabra cuya sílaba tónica es la última.

  • Llana. Es aquella palabra cuya sílaba tónica es la penúltima.

  • Esdrújula. Es aquella palabra cuya sílaba tónica es la antepenúltima.

  • Sobresdrújula. Es aquella palabra suya sílaba tónica es alguna de las sílabas anteriores a la antepenúltima.

Reglas generales de acentuación

  • Agudas. Llevan tilde cuando terminan en vocal, n o s.

  • Llanas. Llevan tilde cuando no terminan ni en vocal ni en n ni s. Es decir, llevan tilde cuando terminan en consonante, siempre que no sea ni n ni s.

  • Esdrújulas. Llevan tilde siempre.

  • Sobreesdrújulas. Llevan tilde siempre.

La tilde diacrítica

La tilde diacrítica se utiliza «a fin de diferenciar en la escritura ciertas palabras de igual forma, pero distinto significado, que se oponen entre sí por ser una de ellas tónica y la otra átona» y que generalmente pertenecen a categorías gramaticales distintas.

La lista de monosílabos con tilde diacrítica es la siguiente:

1. (pronombre personal), frente a tu (adjetivo posesivo). Así, tenemos: Tú tienes muy claro cómo planear tu futuro.

2. Él (pronombre personal), frente a el (artículo). Así, tenemos: Él siempre elige el camino más corto.

3. (pronombre personal), frente a mi (adjetivo posesivo). Así, tenemos: Para mí es importante que te acuerdes de que es mi cumpleaños.

4. (pronombre personal, adverbio de afirmación o sustantivo), frente a si (conjunción o nota musical). Así, tenemos: Sí, el otro día se me olvidó comprobar si había apagado la televisión.

5. (sustantivo ‘infusión’), frente a te (pronombre o letra te). Así, tenemos: Por lo que veo, el té rojo es el que más te gusta.

6. (forma del verbo dar), frente a de (preposición o letra de). Así, tenemos: Me encanta que mi hijo me dé besos de esquimal.

7. (forma del verbo ser o saber), frente a se (pronombre, indicador de impersonalidad o de marca refleja). Así, tenemos: Sé muy bien que no se rinde a la primera de cambio».

8. Más (adverbio, adjetivo, pronombre, conjunción con valor de suma o sustantivo), frente a mas (conjunción adversativa equivalente a pero): Hoy he trabajado más horas, mas me siento con energía.

Por otra parte, también se aplica esta tilde diacrítica a unas cuantas palabras polisílabas, como los interrogativos y exclamativos cómo, cuándo, cuánto y (a)dónde, que forman serie con los interrogativos y exclamativos qué, cuál, cuán, quién.

Se recuerda además que, tal como indica la Ortografía de la lengua española (2010), no llevan tilde, según las normas generales, ni los demostrativos este, ese y aquel, funcionen como pronombres o como determinantes; ni la palabra solo, ya sea adjetivo o adverbio (en este último caso el uso de la tilde únicamente es admisible si existe riesgo de ambigüedad, aunque no necesario).

Por último, la RAE señala asimismo que la tilde diacrítica no se emplea en español para distinguir pares de palabras de igual forma y distinto significado que siempre son tónicas, como di del verbo decir y di del verbo dar, ambas sin tilde.

Importante: A partir del año 2010 la RAE en la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010) introdujo una serie de modificaciones en lo referente a reglas ortográficas y de acentuación que se pueden ver aquí.