La poesía social es la corriente dominante en la década de 1950 como ocurre en el teatro y en la novela.

La mayor parte de los poetas “desarraigados” dieron el paso hasta la poesía social, que consideran que el poeta debe mostrar la realidad del país, denunciar los problemas de la nación y apoyar a los más desfavorecidos de la sociedad. La poesía es entendida como un instrumento para cambiar el mundo (igual, recordemos, sucedía con la novela y el teatro).

Leer más

En los años cincuenta la novela abandona la visión existencial y recoge las nuevas preocupaciones sociales. Así, la literatura debía cumplir la función de informar al lector de aquello que no aparecía en los medios de comunicación y sensibilizarlo.

Leer más

Es un teatro de carácter existencial, que trata de reflejar las vivencias, estados de ánimo e inquietudes de los españoles en la inmediata posguerra. En esta época nace una nueva tendencia teatral, la del realismo social.

Leer más