Skip to Content

Visor

Entrevista a Pax Dettoni Serrano

 G.E.T. La Educación Emocional está de moda en la sociedad, en los colegios... ¿Este boom puede hacer que pierda rigurosidad y que a cualquier cosa se le llame Educación Emocional?

P.D.S. Como todas las modas, lo peligroso es que pasan de moda.  Ese es el primer motivo por el que la Educación Emocional no debiera ser una moda, sino un paso hacia una mayor consciencia en la educación de los niños. Y por ende tiene que tomarse con la seriedad y rigurosidad que merece. Por ello, sería recomendable que la Educación Emocional fuera uno de los pilares en la cultura de los centros educativos, con su coherencia teórica y práctica, y no sólo como actividades sueltas y autónomas; como puede ser la de identificar las emociones con emoticonos. También existen sus detractores, algunos incluso catedráticos, que lo relacionan con la "blandenguería" y un reino descontrolado de emociones, cuando precisamente es lo contrario, saber gestionarlas…

Hablar de Educación Emocional es hablar de aprender para madurar en la personalidad, es hablar de aprender a responsabilizarse de sí mismo, para después aprender a tener un rol comprometido con el bien común. Quizás quién no lo entienda así puede encontrarle inconvenientes, no es mi caso.

Sería recomendable que la Educación Emocional fuera uno de los pilares en la cultura de los centros educativos, con su coherencia teórica y práctica, y no sólo como actividades sueltas y autónomas.

G.E.T. ¿Qué cree que aporta o puede aportar la Educación Emocional al ámbito docente y al aula?

 P.D.S. Fundamentalmente la Educación Emocional aporta bienestar individual y colectivo, por ello es la pieza clave para la sana y armónica convivencia entre personas diferentes. En el ámbito escolar este aporte en el clima del aula también beneficiará los resultados académicos de los alumnos, así como su autoestima, sus habilidades sociales y su vínculo con el grupo.  De hecho, estos son algunos de los resultados de impacto que hemos observado al implementar el programa “En Sus Zapatos: un Espacio de Empatía Activa” en las aulas. (Ver informe),la Educación Emocional es práctica y vida

G.E.T. ¿Esto exige un compromiso del docente que quiera difundirlo en su aula y, sobre todo si busca un efecto duradero? (Ser modelo del menor).

P.D.S. Los niños aprenden más de lo que ven de lo que se les explica. Los niños aprenden por mímesis. El desarrollo de la Inteligencia Emocional no se puede fingir. Para educar emocionalmente a los niños, el docente tiene que estar ya educado o al menos en el firme compromiso de educarse en el proceso. Pues la Educación Emocional implica sobre todo una forma de estar en el mundo, una forma de mirar y de tratarse a sí mismo y de mirar y de tratar a los otros, y eso no se enseña con el método tradicional, eso se muestra y se convierte en ejemplo a seguir.

Para educar emocionalmente a los niños, el docente tiene que estar ya educado o al menos en el firme compromiso de educarse en el proceso.

G.E.T. Pongamos como ejemplo el gritar ¿Cómo erradicar algo tan generalizado como dañino para el menor? ¿Es una utopía?

P.D.S. No creo que sea una utopía, es una cuestión de conciencia. Hace 20 años las personas fumábamos en todos los lugares, y mucho, ahora la conciencia nos ha llevado a muchos a dejar el tabaco y a prohibir su consumo en lugares públicos, lo mismo ocurrió con el hábito de tirar papeles en la calle o por la ventanilla del coche en los años 80. La conciencia hace que los hábitos dañinos se vayan paulatinamente abandonando, eso es lo que ocurrirá con los gritos como forma de comunicarse. En el 2050 dirán… “¿te acuerdas cuándo la gente gritaba para mostrar su enfado?”

G.E.T. Los vídeos juegos y las películas trasmiten grandes dosis de violencia, pero también el lenguaje que empleamos, con ironías, dobles sentidos… ¿Esto es también perturbador para el menor?

P.D.S. No sólo es perturbador, sino que es un pésimo modelo. Los menores aprenden a comunicarse con esas pautas y luego las repiten. Por ello, vemos tantos profesores quejándose de cómo habla el alumnado, y es que no saben hacerlo de otra manera. Todavía no hay consciencia de la importancia del lenguaje y de la forma de hablar, necesitamos invertir en una cultura comunicacional no violenta y eso no es sólo labor de las escuelas, sino que lo es también de los medios de comunicación, de las productoras de cine y la televisión, del Congreso de los Diputados, de los hospitales, de las empresas, de los bomberos… es una labor de compromiso de toda la sociedad.

G.E.T. Usted dejó la cooperación internacional para centrarse en difundir la Educación Emocional ¿Qué es lo que le atrajo?

P.D.S. Me di cuenta de que las desigualdades sociales y la pobreza son el resultado de las distorsiones que se dan en las motivaciones de los seres humanos, y si quería trabajar para la paz y la justicia social debía hacerlo desde su raíz. Empecé conmigo misma descubriendo que tenía emociones que me movían, y que no siempre yo era dueña de ellas, así que inicié a auto-educarme emocionalmente. Luego, me di cuenta que tenía tres carreras universitarias pero que nadie me había enseñado algo tan fundamental para la vida; por ello creí necesario llevarlo a la educación. ¡Cuánto me hubiera servido a mí haberlo aprendido de niña o de joven! 

Fotos: Pax_Dettoni_Programa_En_Sus_Zapatos. Firma Foto: Asociación Teatro de Conciencia

Firma Foto: Imágenes cedidas por la Asociación Teatro de Conciencia

Todavía no hay consciencia de la importancia del lenguaje y de la forma de hablar, necesitamos invertir en una cultura comunicacional no violenta y eso no es sólo labor de las escuelas, es una labor de compromiso de toda la sociedad.

G.E.T. “En sus zapatos” impactó en su inicio en 2017, entre otros motivos por su clara apuesta por “Acoger a todos” (a los niños que comenten agresión, los que la sufren y los que la testimonian), cuando lo general era promover la denuncia. ¿Cómo valora la evolución de las campañas hacia una mirada más humana?

P.D.S. Lo valoro muy positivamente y habla de una mayor consciencia a nivel social.  También me parece mucho más responsable con la infancia y sus derechos, pues un niño es un niño y merece ser acogido en lugar de denunciado, sólo así aprenderá otra forma de relacionarse.

G.E.T. ¿Cree que ante problemas de convivencia escolar se pierde la perspectiva de que “yo soy el adulto y ellos son niños”?

P.D.S. Creo que en la docencia y también en la maternidad, paternidad a veces se cae en la tentación de tomarse a lo personal las actitudes o comportamientos de los menores. La madurez resultante de educarse emocionalmente no siempre está presente en estas relaciones. De nuevo, un niño es un niño, lo que significa que no “está acabado”, que necesita acompañamiento, ayuda y mucha paciencia.  Sin embargo, no todo el mundo está capacitado para convertirse en el adulto que acompañar al niño, eso requiere de un esfuerzo y no es cómodo.

G.E.T. "En Sus Zapatos" sigue distinguiéndose por su lenguaje positivo, hablan de Convivencia, y no de bullying y acoso, aunque venda más la segunda opción…

P.D.S. Si hay convivencia no hay bullying y además hay muchas otras cosas más, como el respeto, la empatía, la generosidad, la gratitud, el bien común, la responsabilidad…. "En Sus Zapatos" trabajamos para que se den todas las derivadas de la convivencia, entre ellas está evitar el bullying, pero no es la única.

Muchas veces se nos olvida que un niño es un niño, lo que significa que no “está acabado”, que necesita acompañamiento, ayuda y mucha paciencia.

G.E.T. Entre sus contenidos formativos o propuestas, tanto a maestros como a padres/madres, están las técnicas restaurativas en sustitución al castigo tradicional… ¿Qué supone este giro?

P.D.S. Fundamentalmente aporta dejar atrás la ley de la venganza del “ojo por ojo, diente por diente” que el niño aprende cada vez que le castigan con un castigo que lo único que pretende es hacerle daño. Con la práctica restaurativa el niño aprende que cuando hace algo que daña a alguien o a algo no debe pagarlo con su propio dolor, sino con una acción que repare el daño que ha hecho, y esa es en sí misma la consecuencia de su acción. También aprende a hacer lo mismo cuando recibe daño, es decir a dar la oportunidad de la enmienda y del error. O sea, aprende que el ser humano tiene luces y sombras, y que si las sombras hieren entonces hay que reparar el daño causado.

G.E.T.  Ustedes cuentan con una metodología teatral ¿Por qué las artes tienen esa carga transformadora?

P.D.S. El teatro transforma, y esta frase no es mía, sino de Augusto Boal (1). El teatro permite conectar con el juego, con la parte lúdica que acerca el aprendizaje, también permite ponerse en los zapatos de otros personajes sin dejar de ser uno mismo. Y el Teatro de Conciencia específicamente, permite ver lo que no se ve, es decir permite personificar el mundo interior de las personas. Las emociones son también personajes que se representan, y eso ayuda mucho a la comprensión para el aprendizaje y la toma de conciencia.

El teatro es la herramienta sobre la que levantamos “En Sus Zapatos”. A través del juego y de la experiencia se hacen las comprensiones que llevan a que se dé el cambio de mirada necesario para iniciar a una alfabetización emocional.

G.E.T. ¿Cómo lo introducen en la formación?

P.D.S. Para “En Sus Zapatos” el teatro es la herramienta sobre la que levantamos todo el programa y la usamos con todos los colectivos con los que trabajamos, los niños, y también sus docentes y familias. El resultado es óptimo porque a través del juego y de la experiencia se hacen las comprensiones que llevan a que se dé el cambio de mirada necesario para dar inicio a una alfabetización emocional, el objetivo del nuestro programa.

G.E.T.  "En Sus Zapatos" también alcanza a las familias, a los profesores y la personal no docente del centro. ¿Cómo reaccionan los adultos ante esa gestión de emociones y ofrecer otras alternativas a la educación?

P.D.S. En un primer momento algunas personas muestran reticencia, sin embargo, a medida que avanzamos y ellas mismas, gracias a las dinámicas con el teatro, empiezan a diferenciar a la persona, de su comportamiento, se da en ellas un cambio de mirada. La transformación que constatan la mayoría de los adultos participantes en el programa es “el cambio de mirada, hacia una mirada más compasiva de los niños y de las otras personas”. Este cambio lleva consigo un cambio en los comportamientos, que pasan a ser más afables, más amables, más comprensivos, menos punitivos; más humanos, en definitiva. Por tanto, es un cambio que les beneficia personalmente y también a modo de comunidad escolar. “En Sus Zapatos” tiene esa pretensión, alfabetizar emocionalmente para hacer visible lo que no es visible pero que sin embargo condiciona tanto los comportamientos humanos, y parece que lo estamos logrando.

G.E.T Ahora están formando a docentes para que lleven el programa a otros centros escolares. ¿Por qué esta modalidad?

P.D.S Creemos que la Educación Emocional debe estar en todas las escuelas, por eso hemos apostado por un modelo de alianza público-privada y hemos llegado a un acuerdo de colaboración con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Formamos a sus maestros para que ellos puedan implementar el programa en todas las escuelas de la Comunidad que lo requieran. Se trata pues de un programa público, al alcance de cualquier centro que quiera alfabetizarse emocionalmente para aprender a convivir en paz. Todos tenemos derecho al bienestar y a la paz, todos tenemos derecho a aprender a gestionar nuestras emociones, a aprender la empatía activa y a aprender a resolver de forma positiva los conflictos.

G.E.T. ¿Cuáles son los planes de futuro para “En sus Zapatos”?

P.D.S. Que en la Comunidad de Madrid el programa llegue con rigurosidad y compromiso de manos de los maestros y profesores que ahora estamos formando a muchos otros centros escolares de primaria y secundaria; convirtiéndose así en un buen piloto de réplica.  Entonces podremos llevar el modelo a otras comunidades autónomas y a otros países para seguir contribuyendo a consolidar una cultura de paz desde la educación.

Gema Eizaguirre Tovar

 

Pax Dettoni Serrano

Pax Dettoni Serrano