Skip to Content

Visor

Formación Profesional. Reflexión Empresarial

Formación Profesional. Reflexión Empresarial

 Para las organizaciones empresariales es estratégico el papel de la educación y la formación a lo largo de la vida, estando sobradamente probado su impacto en la empleabilidad de los jóvenes, en la competitividad de las empresas y, de forma general, en la prosperidad de una sociedad. Por lo tanto, la educación es una de las mejores inversiones de futuro que podemos hacer.

Pese al alto desempleo juvenil que existe hoy día en España, son muchas las empresas que no logran encontrar a trabajadores adecuados al puesto de trabajo que ofrecen. ¿Significa eso que hay falta de talento en España? No. Significa que hay una falta de adecuación entre lo que se estudia y los perfiles profesionales o conocimientos que demandan las empresas. La formación profesional se ha erigido como una opción académica clave para reducir esta brecha, todavía demasiado amplia en España. Una Formación Profesional donde el compromiso de la empresa con la educación del estudiante juega un papel muy importante.

"la educación es una de las mejores inversiones de futuro que podemos hacer"

Desde CEIM, Confederación que representa y defiende los intereses del empresariado madrileño, identificamos al menos 4 retos que es imprescindible abordar:

  1. En el año 2020, según datos del INE, la cifra de abandono temprano de la educación-formación en España para los hombres (20,2%) es la más alta de todos los países de la Unión Europea y casi duplica la cifra de la UE-27 (11,8%). En las mujeres, la cifra de España (11,6%) para el año 2020 también es más alta que la cifra de la UE-27 (8,0%), correspondiendo también a España uno de los valores más altos de abandono temprano de la educación-formación, solo superado por Bulgaria (12,1%), Malta (13,9%) y Rumanía (16,6%). La Comunidad de Madrid consiguió recortar este índice educativo hasta el 10%, prácticamente en la media europea.  
    1. Este dato de abandono escolar es especialmente relevante cuando analizamos el desempleo por nivel de cualificación. En nuestra Comunidad más del 34% del desempleo corresponde a personas con primera etapa de educación secundaria o inferior.
    2. Pero es que, además, informes sobre la oferta y demanda de empleo en España como el realizado por Infoempleo-Adecco (Infoempleo, Adecco, 2021) ponen de manifiesto que las oportunidades de empleo se concentran en el personal más cualificado; apenas un 12% de las ofertas de empleo van dirigidas a niveles educativos de graduado escolar y ESO.
  2. La tasa de desempleo juvenil entre los jóvenes de menos de 25 años en España superando el 30% a finales de 2021, y en Madrid superando el 23%, que contrastan severamente con el 18% de Francia o el 6% de Alemania. Doblando, por tanto, la media europea. Una sociedad sana e inclusiva no puede permitirse tener estos niveles de paro juvenil.
  3. Los desequilibrios entre oferta educativa y la demanda de perfiles profesionales. Cinco de cada diez compañías afirman haberse encontrado con dificultades para cubrir determinadas vacantes durante 2020. Las áreas más afectadas son comercial y ventas, administración y servicios generales e ingeniería y producción  (Infoempleo, Adecco, 2021). Randstad ha ofrecido referencias de que, a pesar de la importancia de la tecnología en la economía actual, más del 25% de las grandes empresas de la OCDE están teniendo dificultades para encontrar determinados perfiles tecnológicos (Randstad Research, 2020).
  4. Mejora de la productividad y eficiencia de las empresas. La gran mayoría de los sectores, sino todos, necesitan mejorar sus ratios de innovación, productividad y crecimiento. Estas mejoras, sin lugar a dudas, están directamente relacionadas con el valor añadido que pueda aportar el capital humano, y la capacidad y compromiso de las compañías para hacer emerger el talento de sus recursos humanos. Como orientación, el PIB por hora trabajada (OCDE 2019) en Francia superaba los 77 dólares, en Alemania los 74 y en España rondaba los 58, por debajo de otros países mediterráneos como Italia, que superaba los 61. Si atendemos al Ránking de Competitividad Mundial 2021 del IMD, que valora la prosperidad y la competitividad de 64 economías de diversas regiones del mundo, España se sitúa en la posición 39, perdiendo tres puestos respecto a 2020.

Ante la realidad de lo antes expuesto parece evidente la necesidad de que la educación, y concretamente la formación profesional, sea una estrategia de estado basada en consensos lo más amplios posible. Es un hecho que pocos discuten que la educación es la llave del progreso tanto personal como social y no es simple coincidencia que los países con mayor nivel educativo tengan, por lo general, un crecimiento económico más rápido y un mejor nivel de vida que los que tienen menor nivel educativo. Además, en lo que a la formación profesional se refiere, se identifica una correlación entre los países con mayores tasas de población con niveles educativos 3 y 4 y mayores tasas de participación de adultos en procesos de aprendizaje, con los que también presentan mejores índices de competitividad, y menores tasas de paro.

"parece evidente la necesidad de que la educación, y concretamente la formación profesional, sea una estrategia de estado basada en consensos lo más amplios posible"

Año tras año las cifras de matriculación en formación profesional han ido aumentando; en el curso 2020-21, en la Comunidad de Madrid más de 129.000 alumnos eligieron cursar ciclos formativos de formación profesional, casi un 18% más de los que optaron por bachillerato. Además, la Comunidad de Madrid lleva impulsando de forma estratégica la dualización de los ciclos, en estrecha colaboración con el tejido empresarial, lo que se refleja en un número cada vez más elevado de alumnos matriculados en FP dual y una oferta de ciclos cada vez más amplia

Desde CEIM creemos que la formación profesional tiene que ser el presente y el futuro; una opción académica de igual valor que la vía universitaria. Las expectativas de inserción laboral que se conocen así lo avalan. De media, el 70% de los egresados en la Comunidad de Madrid estaban insertados en el primer año tras finalizar sus estudios; más del 76% si habían estudiado en modalidad dual según los últimos datos publicados por la Consejería de Economía, Hacienda y Empleo de la Comunidad, datos que se producen en plena afección de la pandemia por COVID-10. Además, en ese primer año, con una contratación indefinida o de más de 12 meses en el más del 35% de los egresados; más del 50% en el caso de titulados superiores de las familias de informática y comunicaciones; electricidad y electrónica; fabricación mecánica y química.

"Desde CEIM creemos que la formación profesional tiene que ser el presente y el futuro; una opción académica de igual valor que la vía universitaria"

Si analizamos grados y familias profesionales concretas, merece la pena destacar los siguientes niveles de inserción:

  • Más del 60% de los alumnos egresados de ciclos de FP Básica de las familias de madera, mueble y corcho; industrias alimentarias; transporte y mantenimiento de vehículos y electricidad y electrónica.
  • Más del 70% de los alumnos egresados de ciclos de FP de grado medio de las familias de actividades físicas y deportivas; hostelería y turismo, sanidad; servicios socioculturales y a la Comunidad y transporte y mantenimiento de vehículos.
  • Más del 75% de los alumnos egresados de ciclos de FP de grado superior de las familias de actividades físicas y deportivas; agraria; artes gráficas; fabricación mecánica; hostelería y turismo; instalación y mantenimiento; imagen personal; imagen y sonido; química; servicios socioculturales y a la Comunidad y transporte y mantenimiento de vehículos.

Señalar que entre las personas egresadas que se consideran no insertadas laboralmente a efectos de los porcentajes anteriormente indicados, puede darse la situación de que hubiesen suscrito algún contrato de trabajo en otra CC.AA. o fuera de España, también que trabajaran como autónomos, o bien, que estuvieran como becarios o que continuaran con su formación académica.

Los datos anteriores son fiel reflejo de la necesidad de los profesionales técnicos que egresan de la formación profesional, necesidad que Infoempleo-Adecco pone de relieve cuando indica que en 2020 los titulados universitarios han dejado de ser los candidatos más demandados por las empresas a favor de los titulados en Formación Profesional (Infoempleo, Adecco, 2021).

 La Confederación Empresarial de Madrid - CEOE, ante el contexto anteriormente descrito y la creciente necesidad de perfiles cualificados, mantiene en sus estrategias de apoyo al tejido empresarial, trabajar intensamente en:

  • La orientación de los jóvenes y sus familias. Es fundamental dar a conocer la realidad del ejercicio de muchas profesiones de alta empleabilidad y remuneración, pero marcadas por obsoletos estereotipos. Los jóvenes deben estar en disposición de decidir su trayectoria académico profesional con información real del tejido productivo, objetiva y neutral. La oferta de formación profesional tiene una amplitud capaz de atender todo tipo de vocaciones y talentos: desde ciclos transversales como administración y finanzas, asistencia a la dirección, comercio internacional o actividades comerciales a ciclos de alta especialización como obras de interior, decoración y rehabilitación, joyería, video, disc jockey y sonido, aceites de oliva y vinos, electromedicina clínica o actividades ecuestres. La Formación Profesional no sólo no cierra ninguna posibilidad de continuar con el crecimiento académico de aquellos alumnos que así lo deseen, sino que abre puertas importantes a la empleabilidad y al conocimiento cercano de la profesión que se quiere ejercer, a unas edades en las que todavía es fácil reconducir las decisiones que hubieran sido erróneas.
  • El prestigio del sistema, que requiere de actuaciones en todos los ámbitos posibles, incluidos los medios de comunicación. El modelo requiere de empresas, pero también de alumnos y ya se están detectando ciclos que, aún con muy altas tasas de empleabilidad, tienen matriculaciones muy bajas.
  • El impulso y apoyo para la participación de las PYMEs, especialmente en el modelo que dibuja la Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la formación profesional, más complejo y aún poco conocido para las empresas de menor tamaño. Sin la participación de las PYMEs será imposible atender la demanda de aprendizaje en centros de trabajo y que la formación profesional alcance las ratios que tiene en otros países. Baste recordar que apenas 1.500 compañías superan los 250 empleados y más del 88% de las empresas de nuestra región tienen entre 1 y 9 trabajadores. Por ello desde CEIM consideramos crítico:
    • Favorecer la creación de capas intermedias que asuman la función de impulsar y apoyar la participación de las PYMEs, que de forma natural deberíamos ser las asociaciones empresariales

    • Fomentar alianzas colaborativas entre PYMEs para la puesta en marcha de un proyecto educativo

    • Pensar en incentivos para la contratación de aprendices o ayudas para la articulación del proyecto formativo, entendiendo imprescindible que el aprendiz tenga una remuneración durante su periodo formativo en la empresa.

  • La homogeneización del modelo educativo en las diferentes Comunidades Autónomas.

Por último, indicar que para las empresas en su conjunto no hay régimen mejor o peor por sí mismo en materia de formación profesional. Sí hay sectores y empresas que claramente apuestan por la dual avanzada o en alternancia como una forma de salvar el gap de especialización y conocimientos específicos que puede haber entre el centro y la realidad laboral. Pero hay también empresas e incluso sectores que no disponen de recursos para comprometerse con este régimen, pero que claramente ven en estudiantes de formación profesional la cantera de su capital humano.

En cualquier caso, el avance en la implantación de ciclos y oferta de formación profesional ha de ir siempre unido a la calidad del sistema y de la formación de los aprendices, en consonancia con el apoyo a la participación de las PYMEs.

Sara Molero
Secretaria General de CEIM

 

  

Sara Molero 
Secretaria General
C.E.I.M.
 

Logo CEIM. Confederación Empresarial de Madrid.