Skip to Content

Visor

Fomento de la lectura en los municipios rurales de la Comunidad de Madrid

Resumen

La Comunidad de Madrid desarrolla diversas acciones apoyando la lectura pública y realizando una programación específica en los municipios del ámbito rural de la región. Estas acciones van desde la extensión bibliotecaria hasta proyectos transversales como la implantación del carné único, servicios como eBiblio Madrid, campañas de actividades como la Muestra del Libro Infantil y Juvenil o la convocatoria de ayudas para bibliotecas municipales.

  "La Comunidad de Madrid desarrolla diversas acciones apoyando la lectura pública y realizando una programación específica en los municipios del ámbito rural de la región"

La Comunidad de Madrid presenta una estructura demográfica que la diferencia del resto de las comunidades. Es la región más urbana de España, con la densidad de población más alta (841 hab/km2), la tercera en población, y cuenta con el mayor número de municipios más poblados de España. Con una población total, según los últimos datos del INE (Instituto Nacional de Estadística [INE], 2021) de 6.779.888 habitantes, la mitad de esta población se concentra en la capital (3.334.730 habitantes).

De los 179 municipios de la región, un total de 22, exceptuando Madrid capital, cuentan con una población de más de 50.000 habitantes. Por el contrario, los 138 municipios con una población inferior a 15.000 cuentan con una población de poco más de medio millón, lo que representa el 7,47% del total de población de la región.

Otro dato de interés es que, si consideramos los 98 municipios de la región con una población por debajo de 5.000 habitantes (umbral que la legislación vigente establece como obligatorio para la existencia de biblioteca pública) suman poco más de 150.000, lo que representa solo el 2,24% del total de la población.

Por debajo de los 2.000 habitantes, cifra que en estos momentos se valora para actualizar la población requerida para disponer de biblioteca pública, los 65 municipios de la región cuentan con una población que apenas alcanza los 47.000 habitantes, lo que representa menos del 0,7% del total de población de la región. De ellos, diez municipios tienen menos de 100 habitantes.

En consecuencia, nos encontramos con una región eminentemente urbana, de carácter metropolitano, con una alta concentración de población y, en contraste, con un escaso volumen de población en municipios pequeños, pero relativamente numerosos. Estas áreas, tan distintas, se encuentran relativamente cercanas a los núcleos densamente poblados de las coronas metropolitanas.

Todo ello conforma una realidad compleja que, en el ámbito de la lectura pública, supone atender necesidades bien distintas, sin dejar de ofrecer unos servicios públicos de lectura de calidad, al alcance de todos los ciudadanos con independencia del municipio en el que residan. Todo esto implica también la necesidad de diseñar y estudiar soluciones específicas adaptadas a realidades diferentes.

Así, mientras los grandes municipios por encima de 20.000 habitantes desarrollan redes de bibliotecas, con bibliotecas centrales y sucursales y servicios de extensión bibliotecaria complementarios que permiten atender nuevos desarrollos, los municipios de población inferior cuentan con una red bibliotecaria de proximidad para atender sus necesidades. Dentro de este ecosistema bibliotecario, si bien como ya hemos señalado no existe en la legislación actual la obligación de contar con biblioteca pública por debajo de los 5.000 habitantes, es una realidad en la Comunidad de Madrid la presencia de las mismas a partir de los 3.000 habitantes, existiendo también en poblaciones de menor volumen (Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid, 2020).

Esto supone que por debajo de los 2.000 habitantes, los recursos necesarios para mantener bibliotecas públicas con todos los servicios propios de las mismas, con superficie suficiente para albergar todos los servicios, con personal, un presupuesto para mantenimiento y suficiente horario de apertura, implica acudir a otras soluciones como los denominados centros de lectura, la extensión bibliotecaria a través del servicio de bibliobuses o la prestación de servicio en cualquier momento a través de los canales que ahora nos ofrece la tecnología, como la plataforma de préstamo digital eBiblio Madrid.

En este contexto se hace necesario recordar las competencias de las distintas administraciones en materia bibliotecaria y de lectura pública. Así, tal como establece la Ley 7/1985, de 2 de abril, de Bases de Régimen Local, los municipios con una población superior a 5.000 habitantes, son responsables de prestar servicio de biblioteca pública. Asimismo, señala que, de acuerdo con sus competencias y la legislación estatal y autonómica, podrán desarrollar la promoción de la cultura y los equipamientos culturales.

La Comunidad de Madrid, por su parte, de acuerdo con la Ley 10/1989, de 5 de octubre, de Bibliotecas, establece el acceso libre y gratuito a las bibliotecas públicas y las medidas de impulso del sistema público de lectura. De igual modo, la Ley 5/1999, de 30 de marzo, de Fomento del Libro y la Lectura de la Comunidad de Madrid, sienta las bases para el fomento de la lectura y el impulso del hábito lector.

Por ello, la administración municipal es la responsable de crear y mantener los servicios de biblioteca, mientras la administración autonómica desarrolla medidas de impulso y apoyo a los municipios, al tiempo que mantiene los servicios de extensión bibliotecaria y los servicios y proyectos transversales que extienden la lectura por toda la región. Todo ello facilita la vertebración y el equilibrio territorial, así como un aprovechamiento más eficiente de los recursos.

Estas competencias se ejercen en consonancia con lo establecido en la Ley 45/2007, para el desarrollo sostenible del medio rural, de 13 de septiembre, que “regula y establece medidas para favorecer el desarrollo sostenible del medio rural en tanto que suponen condiciones básicas que garantizan la igualdad de todos los ciudadanos en el ejercicio de determinados derechos constitucionales”. 

En este contexto, es preciso destacar, en primer lugar, la implantación de la lectura pública en la región. Los municipios con población inferior a 15.000 habitantes cuentan en conjunto con un espacio bibliotecario de 24.356 m2 de superficie, una oferta de 5.210 puestos de lectura, 350 ordenadores de uso público, 1.048.410 documentos en sus colecciones, 132.203 usuarios, de los cuales 33.831 son niños, más de 208.000 préstamos anuales, y 1.329 actividades (Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid, 2019).

Imagen exterior de la Biblioteca Buitrago de Lozoya. Comunidad de Madrid.

  

Además, un total de 37 municipios, todos ellos por debajo de 5.000 habitantes, disponen de puntos de servicio denominados centros de lectura, que cuentan con pequeñas colecciones y algunos puestos de consulta. Prestan servicio, generalmente en horario de tarde, y muchas veces acogen actividades de apoyo escolar.

"Un total de 37 municipios, todos ellos por debajo de 5.000 habitantes, disponen de puntos de servicio denominados centros de lectura, que cuentan con pequeñas colecciones y algunos puestos de consulta"

En este contexto, la Comunidad de Madrid apoya la lectura pública en estas zonas menos densamente pobladas, a través de diversos programas.

1.    Bibliobuses

Los bibliobuses son bibliotecas móviles de préstamo de libros, CDs, DVDs, etc., que viajan a zonas con menor población o puntos alejados de los centros urbanos. Los 13 bibliobuses de la Comunidad de Madrid recorren un total de 118 municipios transportando una colección de unos 3.500 documentos cada uno, seleccionados para todas las edades y materias, así como las últimas novedades editoriales.

Un total de 32 paradas se encuentran en alguno de los de los 138 municipios con menos de 15.000 habitantes, y prestan servicio anualmente a unos 1.000 usuarios que realizan cerca de 5.000 préstamos anuales (Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid, 2020).

imagen de un Bibliobus. Visita zonas rurales.

  

2.    Carné único de bibliotecas: todos los servicios bibliotecarios al alcance de la mano con un solo carné

Desde el año 2015, la Comunidad de Madrid desarrolla este proyecto a través de la implantación de un solo carné que permite el acceso a todos los servicios de lectura pública y a los más de ocho millones de documentos que todos estos servicios ofrecen.

Durante la séptima y última fase de integración, desarrollada durante 2021, siete pequeños municipios (Ajalvir, Navalagamella, Perales de Tajuña, Batres, Santa María de la Alameda, Torremocha del Jarama y Valdemanco) con centros de lectura han podido acceder al proyecto y ofrecer a sus usuarios servicios como el préstamo intercentros, que permite solicitar fondos de las colecciones de otras bibliotecas y devolver obras en cualquiera de los puntos integrados, o eBiblio Madrid.

Sobre el total de municipios por debajo de 15.000 habitantes, 65 de ellos tienen acceso en la actualidad al carné único desde sus servicios municipales además de contar con el servicio de bibliobús.

 Imagen del carné único. Bibliotecas rurales. Comunidad de Madrid.

 

3.    eBiblio Madrid: el servicio de préstamo de contenidos digitales de la Comunidad de Madrid

eBiblio Madrid es un servicio gratuito de préstamo digital de contenidos que pone al alcance de cualquier madrileño con el carné de una biblioteca pública de la región una colección de más de 11.000 títulos, casi 7.000 de ellos libros. Incluye además audiolibros, revistas y periódicos a los que hay que añadir películas, documentales y bases de datos de información general, prensa, música, danza, vídeo, etc., en español, inglés y otras lenguas. Se trata de una plataforma de ocio dirigida a usuarios de todas las edades y con intereses diversos y que fomenta la lectura a través del préstamo gratuito y legal de sus contenidos. En su conjunto, ofrece una colección disponible a cualquier hora y accesible en distintos soportes tecnológicos (tabletas, móviles, ordenadores personales, ereaders,), que incluye las novedades editoriales. El servicio proporciona soporte y atención personalizada al usuario a través del correo electrónico y la cuidada selección bibliográfica realizada por el personal bibliotecario de la Comunidad de Madrid, y con novedades editoriales de todos los géneros.

El lector cuenta con sugerencias en constante actualización y puede participar en las actividades de lectura social que llegan a estos municipios a través de los Clubes virtuales de lectura que constituyen una alternativa a los tradicionales clubes de lectura presenciales que se desarrollan en las bibliotecas. Ofrecen espacios sin imperativos geográficos, moderados por especialistas, para leer en compañía, comunicarse a través de chats o líneas de debate y acceder a material complementario a las lecturas en cualquier formato. La Comunidad de Madrid organiza estos clubes desde 2018 disponibles a través de una nueva plataforma que permite la lectura en línea. Actualmente, existen cinco salas destinadas a edades, temáticas y géneros diversos. En el mes de octubre de 2021 los clubes son 1.941 seguidores de todos los municipios de la región, sin importar el tamaño de estos.

 

Dentro del conjunto de medidas desarrolladas por la Comunidad de Madrid como “estrategia para revitalizar los municipios rurales” se puso en marcha un programa que concluyó el primer semestre de 2019, para el fomento de la lectura a través de eBiblio en los diez municipios de menos de 100 habitantes de la región. Situados en la Sierra Norte, con una población total, inferior a 700 habitantes, a través de eBiblio han podido disfrutar 24 horas, siete días a la semana, de un fondo superior al de un bibliobús y con todo tipo de materiales.

El proyecto se desarrolló sobre dos elementos clave: llevar el carné único a los vecinos a través de las corporaciones locales, dado que no contaban con una biblioteca y poner a su alcance el uso de eBiblio Madrid ayudando a conocer los recursos que ofrece mediante a través amenas sesiones desarrolladas en los propios municipios, facilitando junto con el carné y la contraseña, dispositivos de lectura y toda la información necesaria para su uso.

Además, el carné puede ser utilizado en cualquiera de las bibliotecas de la región integradas en el Catálogo Colectivo de la Comunidad de Madrid, como es el caso de la biblioteca del Centro Cultural de la Sierra Norte en La Cabrera, próxima a estos municipios, y desde donde pueden acceder al resto de servicios

Para desarrollar el proyecto se contactó con las corporaciones locales con el fin de difundirlo entre los vecinos, recabar los datos de los interesados y recoger los datos necesarios para confeccionarlos. La participación de los ayuntamientos fue fundamental por el contacto directo con los vecinos.

Se estableció un calendario con cada municipio para estas actividades con los interesados, buscando un horario de fin de semana o de tarde, para favorecer la asistencia de los lectores de todas las edades. Las sesiones se celebraron entre diciembre de 2018 y febrero de 2019. Una dinamizadora trabajó los recursos disponibles, acceso al servicio, uso de la aplicación de lectura, etc., recurriendo a técnicas de juegos de pistas y scape room.

Concluido el programa, hay que destacar la positiva valoración en comentarios y encuestas de los asistentes. El seguimiento del uso del servicio ha demostrado el interés del mismo, con casi de 2.400 préstamos en el semestre siguiente y más de 600 reservas.

En consecuencia, tras constatarse el interés de otros municipios en el proyecto, aunque la situación sanitaria no ha permitido explorar el desarrollo en otros municipios de similares características de forma inmediata, se está estudiando su extensión a otros municipios y adaptarlo en función de la población, servicios y necesidades en cada caso.

Imagen de EBIBLIO. MADRID.Comunidad de Madrid.

 

4.    Medidas de apoyo a la lectura pública y actividades en los municipios más pequeños: ayudas y subvenciones, Muestra del Libro Infantil y Juvenil, etc.

Además de los proyectos anteriores, la Comunidad de Madrid desarrolla, dentro de su actividad habitual, una labor constante de apoyo e impulso de los servicios de lectura pública a través de diversas acciones. Podemos destacar la convocatoria de dos líneas de ayudas dirigidas a bibliotecas municipales a las que, pueden optar estos pequeños núcleos de población.

Así, en relación con las ayudas convocadas para la actualización y mejora de las colecciones, los municipios de más de 1.500 habitantes vienen optando a estas ayudas. En 2020, un total de 42 municipios con población inferior a 15.000 resultaron beneficiarios, siendo trece de ellos inferiores a 5.000 habitantes.

Durante 2021 se ha trabajado en la dotación de una línea específica a los municipios que, con independencia de la población y la superficie de los centros, tengan al menos un centro de lectura con un funcionamiento de un mínimo de 10 horas semanales. Estas ayudas les permitirán actualizar sus colecciones.

Las ayudas al equipamiento, dentro de la línea concebida para la implantación de nuevos servicios y de tecnología, ha permitido también en los últimos años, apoyar iniciativas de fomento de lectura y buenas prácticas muy interesantes en algunos de estos municipios. Así, solo durante 2021, diez municipios de menos de 15.000 habitantes presentaron proyectos de este tipo entre los que podemos destacar la dotación de equipamiento tecnológico en Buitrago de Lozoya para el desarrollo de una nueva actividad denominada “El club de los sin miedo”, actividad dirigida a niños que, por motivos sociales o económicos no tienen acceso a actividades extraescolares, ofreciéndoles una actividad de fomento de la lectura pensada para ellos y propiciando un espacio de encuentro, ocio e intercambio. Otro de los proyectos ha sido la dotación para el desarrollo de proyectos destinados a jóvenes en Chapinería, “biblioradio", con un taller para aprender a grabar podcast, o “enredados: entre redes y libros” para trabajar con redes sociales, o aprender a ser booktubers, etc.; el proyecto de Morata de Tajuña para ampliar la colección de realidad aumentada en la biblioteca o los materiales aportados para el proyecto de Villarejo de Salvanés “no solo papel”, también destinado a jóvenes, para trabajar habilidades sociales, narrativas, artísticas, de ocio y juego.

La Comunidad de Madrid también realiza actividades de fomento de la lectura en estos municipios, la más significativa es la Muestra del Libro Infantil y Juvenil, organizada anualmente y que acerca a lectores, padres, docentes y mediadores una selección de las mejores novedades editoriales destinadas a niños y jóvenes, así como las tendencias actuales en los contenidos e ilustración.

Además del catálogo, la Muestra circula por los centros y visita cada año más de cien bibliotecas de toda la región, enriquecida con un abanico de actividades lúdicas y culturales para los más pequeños bajo el prisma del fomento del hábito lector a través de sus cinco exposiciones paralelas. En este contexto, se presta especial atención a la inclusión de pequeños municipios. Un total de 66 localidades por debajo de 15.000 habitantes la acogieron entre 2019 y 2020.

La Subdirección General del Libro organiza también un amplio abanico de exposiciones gráficas y bibliográficas que sirven a la vez para promocionar las creaciones de los artistas locales y como marco a campañas itinerantes de carácter artístico, cultural y social. Las exposiciones recorren los municipios acompañadas de actividades de fomento de la lectura que explican y popularizan los contenidos de las mismas. Durante el año 2021 se han organizado las siguientes: Libros a la calle, Ramo de maravillosas, Dibujantes españoles de Batman, Las literatas, Madrid (de Manuel Marsol), De niña a científica, Aventuras ilustradas (por Fernando Vicente), La vuelta al mundo en 70 mapas y Miradas de Tanzania.

En colaboración con la Asociación Álbum, la Comunidad organiza la Semana del Álbum un original festival que pretende visibilizar el álbum ilustrado, un género ideal para el fomento de la lectura y el enriquecimiento de la educación visual y literaria de niños y niñas, por su combinación única de texto e imagen. Se han realizado actividades en 11 bibliotecas públicas, así como en municipales correspondientes a los pequeños municipios como Chinchón.

"La Comunidad de Madrid apoya al Movimiento de Bibliotecas Rurales"

También la Comunidad de Madrid apoya al Movimiento de Bibliotecas Rurales, que organiza en estos municipios Fotolectura, un concurso de fotografía digital cuyo objetivo es promover el acercamiento a los libros a través del mundo de la imagen y promocionar la biblioteca pública. En la edición de 2021 se han presentado a concurso 490 fotografías bajo el lema “¿Y tú dónde lees?”.

En el Portal del Lector de la Comunidad de Madrid, la sección “experiencias en red”, enumera algunas buenas prácticas y experiencias de fomento de la lectura que se desarrollan en estos municipios, como las de Soto del Real o Bustarviejo.

En el Portal del Lector de la Comunidad de Madrid, la sección “experiencias en red”, enumera algunas buenas prácticas y experiencias de fomento de la lectura que se desarrollan en los municipios de la Comunidad de Madrid.

 

 

Estas experiencias y el trabajo diario de todas las bibliotecas de la región han sido reconocidos en diversas convocatorias del Ministerio de Cultura, recibiendo el Premio María Moliner de animación a la lectura las bibliotecas de Chichón en 2004, Sevilla La Nueva en 2009, Fuente el Saz de Jarama en 2014, Galapagar en 2017 y de Bibliotecas de Soto del Real en 2020.

Durante la reciente pandemia, todas estas bibliotecas han contribuido a través de actividades virtuales y con todos los medios disponibles, a través de servicios como eBiblio, y con las herramientas a su alcance a sobrellevar el aislamiento y la soledad. Con el fin del estado de alarma, los servicios se han ido restableciendo poco a poco gracias a protocolos que han garantizado la prestación gradual y segura de los servicios adaptándose a la evolución de la pandemia.

En la actualidad, las bibliotecas públicas de estos entornos vuelven a trabajar con sus lectores de siempre, ahora tanto en el espacio físico como en el virtual, cuyas cifras de crecimiento durante la pandemia se multiplicaron exponencialmente. Muchas de ellas trabajan en aportaciones a los Objetivos de Desarrollo Sostenible que Naciones Unidas ha puesto en primer plano, y en los que llevan décadas trabajando. Aparte de los objetivos relacionados con la lucha contra la pobreza o la desigualdad, la salud o el acceso a una educación de calidad, las bibliotecas de estos entornos pueden realizar importantes aportaciones en los objetivos relacionados con el medio ambiente, la sostenibilidad o la lucha contra la despoblación.

Con todas estas acciones la Comunidad de Madrid apoya e impulsa el fomento de lectura y los servicios públicos de lectura en toda la región, también en los municipios de menor población, en una región en la que, a pesar de su carácter eminentemente urbano, es preciso atender las necesidades específicas y singulares de las zonas más rurales procurando el equilibrio territorial y el acceso a la lectura y el conocimiento.

                   

Referencias

Comunidad de Madrid (01 de diciembre de 2021). Directorio de Bibliotecas de la Comunidad de Madrid. http://www.bibliotecasdemadrid.org/directorio_publicacion/i18n/comunidades/busqueda.cmd

Comunidad de Madrid (01 de diciembre de 2021).. El Portal del Lector.

http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1343065588602&language=es&pagename=PortalLector%2FPage%2FPLEC_contenidoFinalNavegable

Instituto Nacional de Estadística (01 de diciembre de 2021). Demografía y población.

https://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/categoria.htm?c=Estadistica_P&cid=1254734710984

Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid (01 de diciembre de 2021). Anuario estadístico de la Comunidad de Madrid. 1985-2021. Cultura y ocio. http://www.madrid.org/iestadis/fijas/estructu/general/anuario/ianucap07.htm

Ministerio de Cultura y Deporte (01 de diciembre de 2021). Premios María Moliner. https://www.culturaydeporte.gob.es/cultura/libro/maria-moliner/premiados.html#cla-07-0 

 

 

Isabel Moyano Andrés.
Subdirectora General del Libro  Comunidad de Madrid.

Inmaculada Fernández Miedes.
Responsable de la Unidad de Coordinación Técnica de la Subdirección General del Libro.

 

Subdirectora General del Libro. Consejería de Cultura. Comunidad de Madrid. Responsable de la Unidad Técnica de la Subdirección General del Libro.