Skip to Content

Visor

Caminante, no hay Camino, se hace Camino al Andar

Caminante, no hay Camino, se hace Camino al Andar
(Laura Farré Rozada)

Laura Farré Rozada es una pianista y matemática, considerada una “Rising Star” por la BBC Music Magazine y un “Nuevo talento” por los BIME Equity Awards 2022. También recibió el American Classical Young Musician Award 2022 en Washington D.C. (Estados Unidos). Ha sido músico residente en el Reino Unido (BCMG: NEXT Scheme 2018-2019) y Canadá (Laurier University 2017, Banff Centre 2019), financiada por el Cyril and Elizabeth Challice Fund for Musicians Award.

Su segundo álbum Nimbus (2021, Seed Music) fue galardonado con 11 premios en los Estados Unidos (Los Ángeles, San Diego, Nueva York) y España, entre ellos el Premio Talent Cambra 2021; y también fue nominado como mejor álbum de música clásica y contemporánea en los Premios Enderrock 2022. Classical Music Magazine describió su álbum debut The French Reverie (2018) como “un modelo para los artistas jóvenes que debutan”. Con sus giras de conciertos, Laura ha presentado estos proyectos en las ciudades principales de España, Francia, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Bulgaria, Reino Unido, Singapur y Argentina. Sus conciertos se han programado en salas como el Carnegie Hall, Southbank Centre, Usina del Arte, Vital Fundazioa, Fundación Juan March, Palau de la Música Catalana, University Club of Montreal, Art Share LA, Packard Hall, Heller Center for Arts & Humanities, McAninch Arts Center, CBSO Centre, Bulgaria Hall, Steinway Hall, V&A Museum, Britten Theatre, CosmoCaixa, MNAC y L’Auditori de Barcelona.

 Sus actuaciones en directo han sido retransmitidas por France 3, France Musique, BBC Radio 3, Sveriges Radio P2 (Estocolmo), RTVE, TV3 y UER (Euroradio Top Young Performers Series), entre otros. También ha sido entrevistada en medios de comunicación de Bulgaria, Estados Unidos, Perú, España y el Reino Unido. Durante el 2017-2018, fue incluida en la exposición itinerante D’ONES: (R)evolución de las mujeres en la música, organizada por la revista Enderrock. También actúa y es entrevistada en el documental Revolutionary Quartet, l'enigma Gerhard, que se estrenó en el festival de cinema In-Edit Barcelona 2023, galardonado con el Premio al Mejor Documental Musical Nacional.

Ha trabajado con compositores de renombre como George Crumb, Brian Ferneyhough, Michael Finnissy, Rebecca Saunders, Pierre Jodlowski, Márton Illés y Josep Maria Guix; y ha protagonizado más de 50 estrenos nacionales y mundiales de obras escritas por Unsuk Chin, Philippe Manoury, David Lang, George Lewis, Dai Fujikura, Anna Thorvaldsdóttir, Vladimir Djambazov, Thierry Escaich, Ofer Ben-Amots, Tyshawn Sorey, Miya Masaoka, Alex Baranowski, José Martínez, Joel Järventausta, Lara Poe, Yixuan Zhao, Angela Elizabeth Slater, Feliu Gasull y Piyawat Louilarpprasert, entre otros.

Como conferenciante, ha sido invitada en la Boston University, Colorado College, University of Colorado (Colorado Springs), University of Toronto, Fundación Chilena Teatro del Lago, Conservatori Municipal de Música de Barcelona, ​​Institut d’Estudis Vallencs, Casa Seat, Ciencia en Acción y Universitat Politècnica de Catalunya. Laura también es la directora, guionista y presentadora de los programas radiofónicos La cinta de Möbius (Catalunya Música), que obtuvo el Premi Matemàtiques i Societat 2023 (Institut d’Estudis Catalans), Premio Prisma 2023 (Casa de las Ciencias a la Divulgación, A Coruña) y fue nominado como Mejor Programa Musical a los Premis ARC 2022; y Musimáticas (Radio Clásica). También colabora con los programas De Pe a Pa (Pepa Fernández, Alfredo Laín) y Sinfonía de la mañana (Martín Llade) de Radio Nacional de España.

Su doctorado en el Royal Birmingham Conservatoire fue financiado por el Gobierno Británico con la beca AHRC Midlands4Cities. Laura completó su Máster en piano en el Royal College of Music de Londres, becada por RCM Patrons, donde recibió una Distinción “Excepcional” (94%) por uno de sus recitales finales. Anteriormente, se graduó de sus estudios de Grado y Máster de piano con Jean-François Dichamp en la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMUC), y del Grado en Matemáticas de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), obteniendo varias matrículas de honor en todos sus estudios.

De vez en cuando es bonito, e incluso inspirador, echar la vista atrás, para tomar conciencia de cómo ha llegado una en el momento vital en el que se encuentra: cuáles son aquellos momentos, decisiones o influencias cruciales. Esta reflexión se puede hacer desde muchas perspectivas diferentes, pero no deja de ser sorprendente en el ámbito profesional, cuando demasiado a menudo, las mujeres nos topamos con muchos obstáculos innecesarios.

En mi familia no hay músicos ni matemáticos. Aun así, yo vi muy claro a qué quería dedicarme, y a veces la falta de modelos se suple con los sueños y las ambiciones de una misma, que te mantienen la motivación por seguir trabajando y abrirte camino poco a poco. También tener que descubrir de cero dos mundos tan distantes a nivel académico y profesional, muchas veces dando palos de ciego, puede tener sus ventajas: no caer en los mismos tópicos que tus antecesores.

Mi pasión por la música y subsiguiente estudio empezó de muy pequeña: a los 5 años. Darme cuenta de que también me encantaban las matemáticas vino mucho más tarde: justo a segundo de bachillerato, y cuando tuve que elegir carrera universitaria. En ese momento, no me planteé que podría combinar profesionalmente estos dos mundos, sencillamente, que uno no tenía sentido sin el otro. Y a pesar de que la mayoría de gente a mi alrededor me aconsejaba lo contrario, decidí compaginar simultáneamente la carrera de matemáticas con la de piano clásico y contemporáneo. Fue una decisión fácil de tomar por mí misma, porque yo lo tenía muy claro; pero fue difícil de implementar porque no conocía precedentes, supuso un sacrificio personal muy importante y, por supuesto, requirió muchísimo trabajo y dedicación. También hay que decir, que demasiado a menudo, no encontré el apoyo que necesitaba. Pero, en circunstancias así, se debe confiar en la intuición y capacidad de una misma, y no hacer caso de aquellos actores que te desilusionen o desvíen de tus objetivos. La respuesta de qué puede o no ser posible sólo la tienes tú.

Durante estos años universitarios, fui aprendiendo a cómo compaginar el universo musical con el matemático. Hubo la parte más “técnica”: cuadrar al milímetro el calendario, las clases, las horas de estudio, los traslados entre los centros, los exámenes… Y, la parte más “existencial”: cuál es mi lugar en el mundo, y a dónde quiero llegar con todo esto. ¿Tanto sacrificio tendrá sus frutos, o llegará un día en el que tenga que elegir? También hubo una parte de descubrir cómo ambos mundos podían conectarse. Afortunadamente, en ambas carreras vi algunas pinceladas técnicas: Fibonacci, proporción áurea, ecuaciones con derivadas parciales, series de Fourier, acústica… Pero, con el tiempo, también me di cuenta de que ambos eran mundos lo suficientemente flexibles y creativos para poder establecer mis propias conexiones: ¿cómo puedo aprender y memorizar las obras de piano que tengo que tocar de forma más eficiente a partir de las matemáticas? Un planteamiento que, sin saberlo, plantó la semilla del que sería mi doctorado. De este modo, lejos de la aparente incompatibilidad que había en poder compaginar una carrera científica con una carrera artística, resultó que, gracias a esta interdisciplinariedad, pude experimentar conmigo misma, siguiendo el clásico método “ensayo-error”, qué aspectos de la pedagogía musical se podían mejorar gracias a las matemáticas. Y, aún más sorprendente fue, que pocos años después de mi graduación, mi perseverancia empezó a dar sus frutos, y los mismos centros en los que estudié, la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMUC), decidieran impulsar una doble titulación de música y matemáticas, para que futuros estudiantes con mi perfil lo tuvieran un poco más “fácil”.

Foto de la pianista y matemática de Laura Farré Rozada.

Pero, mi búsqueda matemático-musical no acabó allí. Al terminar ambas carreras, gran parte de mi interés se había centrado en el repertorio contemporáneo, y por eso decidí hacer un segundo máster de piano en el Royal College of Music de Londres. Inaugurar esta etapa en el Reino Unido también me permitió seguir expandiendo mis posibilidades en el ámbito de las matemáticas, ya que fue en el Royal Birmingham Conservatoire donde finalmente pude hacer un doctorado basado en conectar música y matemáticas en el ámbito de la memoria musical, y así formalizar un método de análisis, aprendizaje y memorización de música para pianistas, con el potencial de que también se pudiera adaptar a otros instrumentistas, cantantes, directores de orquesta; otros géneros musicales, más allá de la clásica y contemporánea; e incluso, otros ámbitos de conocimiento fuera de la música.

                                       

También fue una etapa en la que pude empezar a distinguirme de otros pianistas, explorando más a fondo mis singularidades: una pianista-matemática. De ahí, mi repertorio cada vez se centró más en interpretar obras que tuvieran un trasfondo matemático, y a la vez, me permitieran acercar el repertorio pianístico más reciente a un público general de forma didáctica, dando voz a compositores/as actuales o desconocidos. Gracias a esta especialización, pude trabajar con algunos de los mejores: George Crumb, Brian Ferneyhough, Philippe Manoury, Thierry Escaich, David Lang…

Laura Farré Rozada, pianista  Foto de la pianista Laura Farré Rozada

Esta transformación como intérprete, la cual vino motivada al plantearme cómo iba a aprovechar mi formación, qué contribución iba a hacer al mundo y, básicamente, encontrar mi voz, me llevó a desarrollar varias facetas en el terreno de la interpretación: la de concertista, pero también la de conferenciante, y así utilizar mi labor para acercar las matemáticas y desmitificar ciertos prejuicios mediante la música. Un proyecto, que empezó también a materializarse en términos discográficos con The French Reverie (2018) y Nimbus (2021).

 https://www.laurafarrerozada.com/frenchreverie

 https://www.laurafarrerozada.com/nimbus 

Foto de perfil de la pianista Laura Farré Rozada Portada del disco de la pianista Laura Farré Rozada.

También gracias a mi doble formación, y a un perfil poco usual, he tenido la oportunidad de extender mi faceta como divulgadora a los medios de comunicación, y crear mis propios espacios radiofónicos, en los que, de nuevo, utilizo la música como herramienta para explicar de forma divertida y didáctica las matemáticas, aprovechando las trayectorias de otros músicos en el programa La cinta de Möbius de Catalunya Música (https://www.ccma.cat/3cat/la-cinta-de-mobius/) o la trayectoria de mujeres científicas históricas y actuales en Musimáticas de Radio Clásica  (https://www.rtve.es/play/audios/musimaticas/).

Foto de Laura Farré Rozada, pianista. Foto de la pianista y matemática Laura Farré Rozada

Así que, si una cosa es cierta es que, a pesar de que ir a contracorriente o no seguir los caminos estándares puede ser difícil, y no siempre agradecido, es igualmente cierto que ha sido precisamente esta singularidad y mi apuesta por sacar adelante aquellas pasiones en las que realmente creía, las que me han impulsado a trabajar al máximo, todo lo que fuese necesario. En conclusión, por muy difícil o inalcanzable que pueda parecer una meta, la perseverancia siempre te permite llegar a ella, ya sea por un camino u otro. Y lejos de haber una fórmula cerrada para poder conseguir tus objetivos, con esfuerzo se hace camino al andar.

Foto de la pianista Laura Farré Rozada sentada en el banquillo del piano

Más información: www.laurafarrerozada.com

 

 

    

Laura Farré Rozada
Pianista y Matemática

Foto de Laura Farré , Pianista y Matemática.