Skip to Content

Visor

CEIPS Santo Domingo. La comunicación como proceso de cambio

  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Yahoo! Bookmarks

Revista Digital Educamadrid

Fecha de publicación 14 de septiembre de 2016

Resumen

En el Colegio de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Santo Domingo, de Algete, hemos puesto en marcha un proyecto basado en la comunicación, en el que nuestros estudiantes adquieren un papel totalmente activo y desarrollan, de forma colaborativa, el contenido con el que estudian. Para ello utilizamos estrategias de Design Thinking, con las que se han creado recursos para un periódico digital, una radio en línea y cinco canales de televisión en línea.

Proyectos de innovación TIC

2015

Autor

Óscar Martín Centeno

CEIPS Santo Domingo (Algete)

Logotipo del centro


Imaagen 1

1. LA COMUNICACIÓN COMO PROCESO DE CAMBIO

Nos comunicamos para expresar ideas y emociones. Nos comunicamos para reinventar el mundo, para explicárselo a los demás y para explicárnoslo a nosotros mismos. Consideramos que la comunicación no es sólo una herramienta para llegar a las personas que nos rodean, es el hilo de señales en movimiento que nos permite interpretar la realidad. Comunicándonos marcamos los senderos para el conocimiento, las huellas que debemos seguir para hacer discurrir nuestros pensamientos.

Por eso, en el CEIPS Santo Domingo consideramos que debe ser una herramienta fundamental de aprendizaje. No buscamos solamente que los estudiantes expongan contenidos, creemos que deben ser capaces de utilizar herramientas de comunicación para guiar sus investigaciones. De esta forma, usando diversos lenguajes multimedia, conseguimos que la rueda de investigar, comunicar y aprender no se detenga nunca.

2. UN POCO DE PERSPECTIVA: LA EDUCACIÓN ANTE LA CULTURA DIGITAL

No es ningún secreto que se ha producido una desconexión entre la educación que reciben nuestros estudiantes y las competencias que necesitarán para su vida. El mundo ha cambiado y la enorme cantidad de posibilidades que ha abierto la tecnología ya no cabe en nuestro pequeño círculo de trabajo. Hemos mantenido durante mucho tiempo esa vieja rueda de contenidos, actividades y evaluaciones. Los profesores hemos dejado que el hecho de repetir la lección siguiera vigente en el siglo XXI, cuando la lección ya había cambiado. Todos nuestros estudiantes, lo sepamos o no, son conscientes de esa desconexión. Y no comprenden por qué hacemos de una forma antigua cuestiones que podrían llevarse a cabo de una manera radicalmente diferente. De esa realidad surge gran parte de la desmotivación que vemos en las aulas. Nuestros estudiantes necesitan comprender el porqué de las cosas, tanto en el contenido didáctico como en la organización que establecemos en las clases.

Los docentes, por otro lado, hemos mantenido durante mucho tiempo una zona de confort basada en la educación que recibimos, en la teoría que estudiamos para dedicarnos a la docencia e, incluso, en una práctica de años con la que ya estábamos cómodos. Teníamos nuestros materiales preparados, los exámenes listos y ahora, de repente, todo ese trabajo está tambaleándose. A estos problemas debemos añadir las pruebas externas que deben pasar los centros, en los que esa desconexión se hace todavía más patente. Obligamos a los estudiantes a pasar una serie de exámenes donde exclusivamente revisamos contenidos. Lo más importante queda fuera de las pruebas, por lo que los docentes deben emplear la mayor parte del tiempo en preparar al alumnado para una realidad que ha desaparecido.

Imagen 2 Innovación tecnológica

Vivimos en un mundo donde la conexión es constante y esa conexión conlleva una responsabilidad continua. Cada acción que llevamos a cabo en la red es valorada por los demás, cada idea puede compartirse de formas diferentes. Y esas ideas pueden conseguir financiación para un proyecto, generar bien común o derrocar gobiernos. La influencia de la comunicación hace que el ser humano pueda movilizar a sus semejantes para organizar iniciativas conjuntas. Hay que tener muy claro que en esta nueva sociedad se premia el arte, la innovación, la sorpresa y el esfuerzo, y no se perdona el aburrimiento. Por eso es tan importante la credibilidad como la pasión que pones en comunicar. Los estudiantes, por tanto, saben que tienen que crear conexión. Y para hacerlo deben generar contenido que pueda compartirse. Lo mismo debería hacer el profesorado.

Ha llegado el momento de afrontar el cambio y de volver a disfrutar con los procesos. El docente debe conectar su trabajo didáctico con la realidad que vivimos. Debe cambiar la metodología, las herramientas y las competencias trabajadas. Para conseguirlo comenzamos esta propuesta.

3. EL LENGUAJE TRANSMEDIA PARA GUIAR EL CONOCIMIENTO

3.1. Investigo, comunico, aprendo

Cuando comenzamos nuestro proyecto teníamos muy claro que utilizaríamos la tecnología como una herramienta fundamental para poner en marcha las diferentes iniciativas. Mediante diversas aplicaciones hemos generado dinámicas de aprendizaje cooperativo en línea, propuestas generales que transforman la realidad de las clases y amplían sus fronteras. De esta forma, el aula de aprendizaje se convierte en un espacio compartido, en un lugar donde cada participante es capaz de preparar materiales, desarrollar propuestas y contagiar a los demás su propio entusiasmo. Por ello, nuestro proyecto no se detiene en las limitaciones del currículum: los estudiantes son capaces de expandirlo a través de sus propias creaciones.

La sensación general en el alumnado es que pueden generar contenido a partir de un conocimiento previo y adquirir un papel mucho más activo en la educación al utilizar sus propios instrumentos de trabajo. El cambio en el proceso de aprendizaje es realmente grande, no sólo por el protagonismo que adquiere el estudiante, sino por la enorme cantidad de herramientas con las que se dota a sí mismo y con las que es capaz de llegar a los demás.

Los estudiantes son plenamente conscientes de las oportunidades que ha abierto la tecnología para colaborar entre ellos y hallar nuevas formas de trabajo conjunto. También saben la repercusión que pueden tener en la red las creaciones que aportan. Cualquier vídeo puede ser visitado por cientos de personas que, a su vez, pueden difundirlo de manera exponencial. Los centros educativos tenemos que responder a esa realidad, conseguir que los estudiantes utilicen estas nuevas posibilidades de una forma adecuada e imaginativa. Para conseguirlo no hay nada mejor que hacerles ver la importancia de la comunicación, la responsabilidad que conlleva y las posibilidades que tiene de incidir en la realidad. Si aprenden a utilizar adecuadamente estas herramientas, no sólo adquirirán conocimientos y mejorarán sus competencias, también serán capaces de imaginar un nuevo mundo de posibilidades con las creaciones que pongan en marcha.

Quizá las propuestas más hermosas que se han llevado a cabo en el centro son las elaboradas por los propios estudiantes: proyectos de aprendizaje y servicio con los que han llevado a cabo sus propias ideas, además de aprender mientras lo hacían. De esta forma, no sólo han desarrollado su capacidad de comunicación, también han hecho posible un cambio en el entorno que les rodeaba. Algunas propuestas fueron, además, globales (apadrinamiento de perros en una protectora de animales, iniciativas con aulas hospitalarias o campañas de concienciación social). Así, han sido conscientes de la capacidad y responsabilidad que tiene la comunicación a través de la red y han conseguido gestionar sus propias propuestas. De esta forma, la comunicación no sólo se ha convertido en un vehículo de aprendizaje, también ha fomentado su espíritu emprendedor y su capacidad para trabajar en equipo y para llevar a cabo un proyecto que les entusiasmaba.

3.2. Proceso de trabajo

Comenzamos nuestras unidades con un mapa mental inicial que el profesor y los estudiantes van completando. Cuando ese mapa está suficientemente ampliado, comienza el proceso de investigación para nuestros diferentes canales de comunicación. Este proceso está pautado, de manera que los estudiantes necesitan buscar la información, comprobar las fuentes, realizar consultas o experimentos y, posteriormente, hay un tiempo para recopilar los datos, las imágenes y los vídeos. Este proceso se repite por grupos y cada grupo se encarga de un medio en las diferentes unidades didácticas: periódico digital, radio digital o televisión digital. A partir de aquí los estudiantes comienzan el proceso de creación y preparan sus aportaciones mediante diferentes posibilidades. El hecho de que utilicen un medio principal no significa que no puedan utilizar otra serie de lenguajes en el desarrollo de sus aportaciones. De esta forma, el periódico digital incluye fotografías, mapas mentales, infografías y pequeños vídeos. También la radio se complementa con material visual que puede ser consultado en la página web; y la televisión utiliza una gran cantidad de técnicas diferentes.

3.3. Facilitación visual mediante el uso de Mind Maps para gestionar el contenido

A la hora de diseñar el trabajo, tanto en la organización del proyecto como en las propias iniciativas pedagógicas que estamos llevando a cabo, utilizamos estrategias de Design Thinking. Los docentes se reúnen semanalmente para trabajar de forma colectiva la organización de los contenidos y la gestión de las actividades. Esto nos permite funcionar de forma muy coordinada y atender a la realidad de las diferentes aulas, aportando soluciones imaginativas. Estas dinámicas se realizan con trabajo sobre lienzos mediante diferentes aplicaciones para la recogida de datos e ideas, para la gestión de los acuerdos y para el reparto de las tareas.

Para trabajar el contenido utilizamos mapas mentales. Estudiantes y profesores presentan el contenido de forma gráfica para facilitar a los alumnos la comprensión de la información. El hecho de que ellos, una vez comprendido el funcionamiento de los mapas mentales, realicen sus propios mapas mediante aplicaciones, permite que sean capaces de estructurar la información, jerarquizar los contenidos y comprender las relaciones entre los diferentes bloques temáticos.

3.4. Periódico digital

Esta herramienta permite desarrollar la capacidad de los estudiantes para organizar la información que quieren transmitir, para colaborar en el desarrollo de los contenidos y para mejorar su capacidad de expresión escrita. Además, deben maquetar la información, por lo que tienen que gestionar la parte visual de una forma adecuada. Así conseguimos que los estudiantes sean capaces de concretar también la expresión visual del contenido que están trabajando y comprender cómo hacer un titular, qué información debe llevar y cómo el contenido transmedia debe complementar el texto, integrándose plenamente en el desarrollo del material escrito. De esta forma, las ilustraciones, los vídeos y los mapas mentales nunca aparecen de forma aleatoria, sino que los estudiantes meditan y justifican al profesorado la forma de presentar los recursos gráficos dentro del artículo.

3.4. Radio digital

De la misma forma que el periódico desarrollaba la capacidad de los estudiantes para expresarse por escrito, la radio se basa en la expresión oral. En el aula se llevan a cabo numerosas dinámicas de oratoria, pero para los estudiantes resulta especialmente interesante este medio porque pueden escucharse a sí mismos y darse cuenta de cuáles son las estrategias que deben utilizar para mejorar su capacidad de expresión. En la radio, al no tener un apoyo visual, todo se centra en la palabra. Los estudiantes ven lo importante que es articular bien un discurso, darle un recorrido a sus argumentos y contrastar opiniones. Así se acostumbran a poner en marcha iniciativas basadas en un uso adecuado de la palabra.

Imágen 3

3.5. Televisión digital

La televisión digital se relaciona con numerosas propuestas del centro. A nivel pedagógico es una de nuestras principales fuentes de contenido, posibilita que los estudiantes generen una gran cantidad de vídeos donde se explican procesos de trabajo, contenidos aprendidos e investigaciones realizadas. También hay dinámicas sobre arte y literatura que muestran cómo lo audiovisual puede desarrollar también una gran riqueza artística. Otra serie de vídeos apoyan las propuestas de inteligencia emocional y ayudan a las familias a comprender el método de trabajo usado en las aulas. Hay cinco canales de televisión y en cada uno de ellos nuestros estudiantes unen palabra e imagen para hacernos llegar su mensaje.

Imagen 4

4. CONCLUSIONES

El trabajo puesto en marcha hace que le hayamos dado la vuelta al centro. Y no me refiero a los cientos de alumnos más, ni a los cambios físicos que ha sufrido nuestro colegio. Me refiero a haber conseguido una comunidad viva de docentes, estudiantes y familias que trabajan unidos con entusiasmo. Y me refiero también a la posibilidad de hallar una nueva estrategia pedagógica que, centrada en la creatividad del alumno, le da las herramientas necesarias para crear su propio discurso, para generar contenido y compartirlo con los demás.

Estoy convencido de que las competencias que desarrollan en su trabajo diario son todavía más importantes que el contenido que aprenden porque todos sabemos que si el mundo debe mejorar, no lo hará con las personas que repitan la lección: lo hará con las personas que sean capaces de generar ideas nuevas; con personas que, desde la responsabilidad y la imaginación, enuncien otra forma de hacer las cosas.

Código QR

Creative Commons by-nc-sa
Revista Digital EducaMadrid
Fecha de publicación: 14 de septiembre de 2016