Skip to Content

Visor

Mª Jesús Tamés Esteban y el equipo RocketSoda del IES Príncipe Felipe de Madrid

  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Yahoo! Bookmarks

Resumen

"Este proyecto es una de las experiencias más gratificantes que he realizado como docente porque me ha permitido conocer a un grupo de alumnos excepcionales"

Mª Jesús Tamés Esteban estudió Ingeniería Química en la UCM y se especializó en Ingeniería de procesos industriales. Tras pasar por la empresa privada en el sector industrial, obtuvo plaza como profesora de Física y Química en 2010. En estos años ha pasado por el IES Al-Satt, el Severo Ochoa y justo después de la pandemia llegó al IES Príncipe Felipe. En diciembre no pudo resistir la tentación de lanzar una lata con un mini satélite desde un cohete y se embarcó en el desafío CanSat mentorizando al equipo RocketSoda.

Ha sido todo un placer que Mª Jesús Tamés y todo el equipo de alumnos RocketSoda hayan compartido su experiencia con la revista y esperamos que sus palabras sirvan de inspiración a otros centros que se estén planteando iniciar proyectos similares.

Revista Digital EducaMadrid

Fecha de publicación 30 de junio de 2022

Entrevistas

Proyecto CANSAT "Lanza tu satélite al espacio"

Autora

María  Jesús Tamés Esteban y el equipo RocketSoda del IES Príncipe Felipe de Madrid

Profesora de Física y Química del IES Príncipe Felipe de Madrid

"La mente es como un paracaídas, solo funciona si se abre"

Albert Einstein

 

Para que nuestros lectores sepan qué es el proyecto CANSAT y animarles a participar, cuéntanos en qué consiste.

El desafío Cansat es un concurso organizado por la ESA (European Space Agency) y promovido por la Comunidad de Madrid. Jóvenes de 14-18 años tienen que crear un satélite del tamaño de una lata de refresco que sea capaz de medir ciertas variables, caiga con un paracaídas y envíe los datos recogidos a la antena de la estación base. En la misión primaria se miden temperatura y presión barométrica y se calcula la altura. Además, cada equipo debe desarrollar una misión secundaria, teórica o práctica. En nuestro caso, diseñamos un sistema de bajo coste que una vez adaptado a las bajas temperaturas podría estudiar la composición química de la troposfera de Titán, la luna de Saturno.

¿Cómo surgió la oportunidad de participar y cómo fue la decisión para presentaros al concurso?

Desde la Subdirección General de Programas de Innovación y Formación del Profesorado se organizó una actividad formativa en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA) para formar a profesores y que participasen junto con sus alumnos en la competición CanSat. Los docentes seleccionados recibieron formación y la dotación de un kit con todo el material necesario para poder participar en CanSat. 

Después de esto, nuestra mentora mandó un correo electrónico en busca de voluntarios y como parecía una actividad interesante decidimos apuntarnos.

¿Podríais explicarnos vuestro proyecto y el proceso de eliminación hasta llegar a él?

Hemos fabricado un minisatélite compuesto por un microcontrolador Arduino y diversos sensores. Además hemos desarrollado una aplicación en el ordenador que puede hacer gráficas en tiempo real de las variables recogidas. La transmisión de los datos se realiza por señal de radio usando una antena tipo YAGI. El satélite se complementa con un paracaídas hecho con tela de paraguas, que ayuda a amortiguar la caída.

El equipo ha realizado varias pruebas para optimizar las distintas partes del proyecto. Por ejemplo, tenemos dos antenas porque tuvimos que pensar el tamaño óptimo; también tenemos varios paracaídas con distinto tipo de tela, tipo de hilo, longitud de hilo y área de tela, que hicimos hasta que encontramos el mejor.

¿Cómo se conformó el equipo de trabajo? ¿Había que cumplir algún requisito especial?

Los que nos ofrecimos voluntarios fuimos organizados en un grupo. No había requisitos especiales que tuviéramos que cumplir.

El equipo se dividió en cuatro mini equipos especializados en una parte del proyecto. En el equipo tierra, Daniel y Miguel trabajaron en la programación, el diseño y Arduino. En el equipo aire, Nicolás se ocupaba del paracaídas; y en el equipo de comunicación, Marta e Irene hicieron la difusión mediante redes sociales y actividades presenciales. Finalmente, Carlos se ocupaba de la antena y trabajaba también de la misión secundaria.

Como mentora tengo que destacar que todos los participantes son alumnos de altas capacidades, estén valorados o no. La mitad de ellos van al PEAC (programa de enriquecimiento educativo para alumnado de altas capacidades). El proyecto de este equipo CanSat se ha desarrollado como una actividad de enriquecimiento STEAM en el marco de mi asignatura de Física y química y fuera del horario lectivo. Se ha incentivado la investigación en el campo de la misión secundaria, Titán, el análisis de datos recogidos por los sensores y los fundamentos físicos de diseño del paracaídas y  la antena.

¿Qué señalaríais como lo más interesante de participar en este proyecto? ¿Ha cambiado en algo vuestra percepción de la educación o vuestras vocaciones?

Lo más interesante de participar en el proyecto son los conocimientos en diversas áreas que hemos adquirido, así como el trabajo en equipo. Hemos profundizado en diversas materias, desde la programación de Arduino hasta cómo realizar el plan de difusión. Y hemos tenido la posibilidad de conocer gente nueva, ir a la universidad y acercarnos al campo de la ingeniería.

Además, hemos podido visitar Granada como finalistas de Madrid del concurso nacional de España, participar en el programa de radio “Hoy por Hoy”, ir al Parque de Atracciones de Madrid para probar los sensores, presentar el proyecto en el salón de actos ante todos nuestros compañeros y todos los equipos de la fase regional. Y sobre todo hemos aprendido lo importante que es dar a conocer bien tu proyecto.

Para algunos de nosotros ha servido para confirmar que queremos dedicarnos a una carrera relacionada con la física o la ingeniería.

¿Qué dificultades habéis encontrado a la hora de desarrollar el satélite y cómo las habéis solventado?

Desarrollar el programa y la aplicación ha llevado mucho tiempo, muchas pruebas y a veces, dar dos pasos hacia atrás para poder avanzar uno. El diseño y pruebas del paracaídas ha sido lo más divertido. Hemos podido realizar muchos lanzamientos cambiando las variables de diseño. Ni que decir tiene, que es emocionante lanzar una lata por un puente, desde un piso 13 al vacío o desde el parque de la torre Caleido.

Hacer las antenas YAGUI ha sido un poco tedioso. Después de diseñarlas hemos tenido que comprar el material y fabricarlas. Una vez montadas, hemos tenido que probarlas junto con el programa a un kilómetro como mínimo de distancia. No ha funcionado a la primera pero nos hemos dado cuenta de nuevas variables que teníamos que optimizar para que funcionara la telemetría.

Finamente, cuando ya teníamos el programa, las antenas, los paracaídas y todos los sensores en la lata, había que cerrarla y que no se abriera. Este reto parece fácil pero tuvimos que hacer ajustes internos de cableado y sensores hasta el último momento.

Han sido incontables horas de trabajo en casa tanto de los alumnos como de la mentora.

La organización de un proyecto tan complejo requiere espacios, tiempo, recursos, ¿Cómo os organizabais para hacer las tareas que os tocaban a cada uno y en qué espacios?

Habitualmente trabajábamos en recreos, séptimas horas, algunas tardes en el laboratorio de física, y un montón de horas cada uno en nuestra casa. Además, algunos fines de semana íbamos a parques a realizar pruebas de antena y de paracaídas, a grabar vídeos o preparar las presentaciones. Cada uno tenía una parte del proyecto asignada y trabajaba fundamentalmente en ella.

Finalmente habéis sido los ganadores de la competición de la Comunidad de Madrid de entre casi 40 equipos y habéis participado en el concurso a nivel nacional celebrado en mayo en Granada con el Premio a la mejor difusión. ¿Cómo valoráis esta experiencia única?

Pues efectivamente ha sido una experiencia única porque nos ha dado muchas oportunidades, estamos muy contentos de haber llegado tan lejos, pero también creemos que es una recompensa por todo el trabajo que hemos hecho y por el tiempo y el esfuerzo que hemos invertido en este proyecto.

Nos hizo mucha ilusión ver nuestro CanSat volando, que lo lanzaran desde el globo aerostático o el cohete de la ESA y comprobar que funcionaba y registrábamos datos reales.

Como docente, qué ha supuesto este proyecto a nivel personal y profesional y qué recursos del centro, entre otros, has necesitado para poder sacarlo adelante?

Este proyecto es una de las experiencias más gratificantes que he realizado como docente porque me ha permitido conocer a un grupo de alumnos excepcionales. Es un verdadero lujo que te sorprendan cada día con soluciones originales para cualquier problema técnico, propuestas creativas para diferentes misiones y campañas de marketing o ferias científicas organizadas hasta el más mínimo detalle.

El esfuerzo y la capacidad de trabajo desinteresado de alguno de ellos ha superado con creces mis expectativas iniciales. Y sin duda, tanto la programación como la campaña de difusión han sido fruto de muchas horas sin dormir y la causa de mucho agobios.

Detrás de esos maravillosos alumnos hay unas familias dedicadas, que, como la mía, nos han apoyado y aguantado hablando del proyecto durante meses.

Gracias al crowfunding se ha podido sufragar el proyecto y queremos dar las gracias a Almudena por sus consejos sobre twitter y su ayuda con la difusión del proyecto a través de las redes sociales del centro y la página web del IES.

Profesionalmente he aprendido muchísimo de electrónica básica, Arduino, programación, telemetría, diseño de páginas web y redes sociales. No había utilizado un Arduino hasta que me inscribí en el curso sobre el CanSat. Gracias a la formación que impartieron y con bastante dedicación, logramos ganar la competición regional y pasar a la competición  nacional.

Gracias a ello, he conseguido encontrar una herramienta increíblemente útil y barata para realizar prácticas de física y química de manera mucho más atractiva y divertida para los alumnos potenciando su creatividad.

De cara al futuro, ¿os gustaría seguir desarrollando proyectos de este tipo? ¿En qué otros proyectos participa el centro relacionados con las STEM y en cuales os gustaría participar?

Sí, sería interesante seguir desarrollando proyectos de este tipo, pero será complicado por el tiempo, que como iremos estando en cursos cada vez más altos no nos sobrará.

 

"El espacio es para todos. No es solo para unas pocas personas en ciencias o matemáticas, o para un grupo selecto de astronautas."

Christa McAuliffe.

Creative Commons by-nc-sa
Revista Digital EducaMadrid
Fecha de publicación: 30 de junio de 2022