Skip to Content

Visor

El papel de la Educación Física y las actividades extraescolares en el entorno educativo: la propuesta de “El cole de Celia y Pepe”

  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Yahoo! Bookmarks

Revista Digital EducaMadrid

Fecha de publicación: 11 de julio de 2022

Resumen

En un colegio donde el alumnado es heterogéneo, no sólo es necesario el trabajo en equipo con una visión desde cada área, sino que es preciso establecer objetivos de trabajo comunes. Y esto involucra, necesariamente, al aspecto motor, que es precursor y colaborador en el logro de las habilidades cognitivas superiores. De ahí que el área de Educación Física y todas las actividades motoras, no pueden ir en una dirección opuesta sino que deben estar interrelacionadas con el resto de las actividades y áreas educativas.

Experiencias

Nivel Educación Especial

Autoras

Daniel Barroso Gutiérrez y Mariana Lombardo

Centro de Educación Especial “El cole de Celia y Pepe” (Madrid)

1. JUSTIFICACIÓN

Desde el departamento de Educación Física de ‘‘El Cole de Celia y Pepe’’ se trata de dar una atención individualizada a las necesidades educativas especiales de los alumnos del centro. Por este motivo, las propuestas y las programaciones que se llevan a la práctica están directamente vinculadas a todos los aspectos que se pretenden mejorar, tratando de mitigar el impacto que podrían tener las carencias y dificultades de cada uno en el desarrollo de las capacidades y habilidades para la puesta en práctica en diversos entornos motrices y cognitivos.

Puesto que el componente personal marca una gran diferencia entre las necesidades que presenta cada uno, la individualización de las propuestas juega un papel sumamente importante en el crecimiento y desarrollo de numerosos apartados que más adelante serán explicados y expuestos para su conocimiento.

Es importante, además, destacar la importancia que tiene la interdisciplinariedad en el proceso que experimentan del desarrollo multifactorial. Este desarrollo multidisciplinar cuenta con la idea de ensamblar contenidos que involucren aspectos cognitivos-motores que suponen un determinante a la hora de hacer frente a los retos que se encuentren, no como ideas sesgadas o aisladas, sino como conjunto para solventar las dificultades que las situaciones convencionales diarias puedan suponer, donde se engloben contenidos de lectoescritura, matemáticas, ciencias, etc., trasladándolo como conjunto al trabajo del apartado motor.

Conscientes o no de las capacidades y facultades que cada uno aprende y presenta para hacer frente a ese día a día, un trabajo rutinario que busque cierta globalidad en la utilización de herramientas favorece la resolución de problemas de una forma fluida, sin la sensación de encontrarse desprovisto de los elementos necesarios o más determinantes que lo impidan.

2. DESARROLLO DE LA EXPERIENCIA

En cuanto a las propuestas que se plantean durante las clases de Educación Física, se atiende a las necesidades específicas de cada uno, como se ha comentado anteriormente. Pero este hecho no supone la eliminación de contenido motor, sino que intenta incorporarse de forma adecuada y en el momento adecuado, sin suponer ni entrar en valoraciones negativas, determinando así una acción e intervención ajustada a las necesidades. Además, estas propuestas interactúan con aspectos más globales, no solo las habilidades relacionadas con las praxis motrices, sino con aspectos relacionados con la secuenciación y la estructuración de los contenidos, aspectos que van a influir luego sobre el desarrollo cognitivo.

El papel que juega la psicomotricidad en este tipo de perfiles es muy importante, ya que además de ayudar a conseguir contenidos básicos que sirven de base para conseguir los siguientes más desarrollados, ayudan a conseguir otro tipo de apartados relacionados con la cognición y su puesta en práctica. Entre ellos destaca el desarrollo del esquema corporal, los patrones motrices para solventar diversos obstáculos, la lateralidad y su relación con el espacio y temporalidad (lateroespacialidad), etc.

Como el aprendizaje antes citado está directamente relacionado con el desarrollo integral del alumnado, no se deja en el tintero ninguno de estos conceptos, sino todo lo contrario, se trata de dotarles de protagonismo, así como a las personas que reciben el impacto de estos programas en primera persona.

El concepto de Educación Física juega un papel importantísimo en el desarrollo de conductas y competencias motrices como bien es sabido y demostrado por numerosos autores de publicaciones en relación con el mundo del deporte y la actividad física. Ahora bien, la pregunta es la siguiente: ¿es considerada de similar importancia la práctica de actividades deportivas extraescolares en el desarrollo motriz? Hagamos una pequeña reseña de los estudios donde se plantee este hecho para determinarlo.

Las actividades deportivas extraescolares se muestran como una opción más dentro del amplio espectro que se contempla en el mundo de la educación, sobre todo cuando el término ‘‘integral’’ entra en escena. Según Ferriz-Valero, García-Jaén, Casamián y Amat (2019) los estudios que se pusieron en práctica determinaron un mejor rendimiento en todos los test, en ambos géneros, por parte del alumnado que realizaba actividad física deportiva extraescolar.

La realización de dichas actividades deportivas, así como la actividad física deportiva en general, conllevan numerosos beneficios para la salud de los deportistas, tal y como afirman en su revisión los autores Janssen y Leblanc (2010). Este hecho, bien planteado y llevado a la práctica, se puede traducir en una mejora de la calidad de vida (Folgar, Juan y Boubeta, 2013), así como tener en cuenta el importante papel que juega la práctica de este tipo de actividades, tanto en fases tempranas de desarrollo como en algunas más avanzadas.

El centro educativo desde donde se propone este tipo de intervenciones es consciente de la importancia que tiene la actividad física en el desarrollo integral del alumnado, así como de la función que tiene implícita en la preservación de la salud y en favorecer la creación de nuevos aprendizajes en relación con el conocimiento y control del propio cuerpo.

2. 1 Actividades

El fútbol terapéutico

La importancia no queda en presentar una simple reseña, sino que la conciencia y el criterio científico y profesional se lleva a la práctica a través de actividades escolares que, por su naturaleza lúdica, permite a los jóvenes aprender sin perder de vista las emociones, las relaciones socio-afectivas, el disfrute y las ganas de moverse. Entre ellas destaca el proyecto de fútbol terapéutico que desarrollamos en El cole de Celia y Pepe junto con la Fundación Atlético de Madrid.

El fútbol terapéutico nace de la necesidad de dar respuesta a aquellos perfiles que requieren de más atención a la hora de adquirir nuevos aprendizajes. De ahí que, como propuesta de iniciación deportiva, se brinde la posibilidad a todo tipo de perfiles de participar en un juego tan extendido y practicado a nivel mundial como es el fútbol.

La importancia de sentirse partícipes de una actividad genera adherencia y, por lo tanto, se reciben todos los beneficios que la práctica de dicho deporte aporta. Este hecho no se podría contemplar en el caso de no tener una base psicomotriz previa, dándole sentido a la puesta en práctica secuenciada y estructurada que tiene como objetivo alcanzar los requisitos y aprendizajes motrices básicos necesarios.

Las estrategias utilizadas para el aprendizaje de dicha práctica deportiva van acorde a propuestas lúdicas que involucran los dinamismos jugados con conceptos y habilidades tácticas y técnicas que, aunque básicas, juegan un papel fundamental en la práctica. Para ello, el trabajo antes mencionado de la organización espacial, las habilidades motrices básicas, la coordinación dinámica general y el trabajo cooperativo, entre muchos otros, aportan las bases necesarias para su correcto desempeño.

Dichos conceptos y habilidades específicas del deporte, mencionadas en el anterior apartado, son entendidos como básicos para su puesta en práctica. Algunas de ellas serían, a modo de ejemplo, la conducción de balón con y sin obstáculos, el golpeo de la pelota con diferentes intensidades y objetivos (tiro o pase) y el inicio del regate.

Imagen 1: ejemplo de una actividad realizada durante las clases de futbol terapéutico

      3. CONCLUSIONES

      No pretendemos dar al alumnado una visión profesional del propio deporte, sino un enlace que permita mantener un estilo de vida saludable y activo. Construir puentes hacia el aprendizaje a través de la práctica deportiva es un gran recurso que hemos de aprovechar, dando también una atención especial al apartado emocional y socio-afectivo que, sin duda, está presente.

      Desde el curso 2018-2019 que se inició este proyecto en el colegio, los avances y el crecimiento de nuestros alumnos, no solo en materia deportiva sino en interacciones, comprensión de juegos reglados y habilidades sociales, se ha visto incrementado en enormes proporciones.

      Incluso en el año de la pandemia, donde se continuaba fomentando la actividad física a través de clases en línea, pudimos comprobar la importancia que tiene la práctica deportiva en el desarrollo integral de la persona.

      Imagen 2: ejemplo de una actividad realizada durante las clases de futbol terapéutico

      BIBLIOGRAFÍA

      Ferriz-Valero, A., García-Jaén, M., Casamián, D. y Amat, S. (2019). ‘‘Efectos de la práctica deportiva extraescolar en la competencia motriz del alumnado de educación física’’. Revista iberoamericana de psicología del ejercicio y el deporte. 14 (2), pp 190-194.

      Janssen, I., y Leblanc, A. (2010). Systematic review of the health benefits of physical activity and fitness in school-aged children and youth. The International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, 7, 40. DOI: 10.1186/1479-5868-7-40

      Folgar, M., Juan, F., & Boubeta, A. (2013). Predictor variables of the dropping out of physical sport activity by teenagers. Cultura, Ciencia y Deporte, 8, pp 93-102.