Skip to Content

Visor

CPEE María Montessori. Proyecto de intervención educativa y terapéutica asistida con perros, Proyecto TACA

Revista Digital Educamadrid

Fecha de publicación 16 de junio de 2017

Resumen

El Centro de Educación especial María Montessori lleva desarrollando un proyecto de intervención educativa y terapéutica asistida con perros de terapia desde el curso 2008/2009 a cargo del departamento de pedagogía terapéutica del centro. El alumnado ha establecido un vínculo con los perros basado en la confianza, incluso algunos alumnos que presentaban miedo al inicio del proyecto o que no tenían a los perros en su registro de intereses, ya se sienten mucho más cercanos. La motivación durante las actividades es muy elevada por lo que ayuda a acelerar procesos de aprendizaje.

Experiencias

Nivel. Educacación especial

Autora

Ana Mª Villalobos Puente

CPEE María Montessori (Parla)

Logotipo del centro

1. FUNDAMENTACIÓN Y CONTEXTO

Los alumnos de nuestro Centro, todos con necesidades educativas especiales, precisan en todo momento que la atención global que reciben más allá del ámbito estrictamente educativo, es decir, una respuesta precisa y ajustada a sus necesidades concretas. Se abre un amplio abanico de posibilidades, de estrategias y de actuaciones en la organización y el desarrollo del currículum escolar.

Por otro lado, uno de los principios básicos del Proyecto Educativo del CPEE MARÍA MONTESSORI es la innovación e investigación. En esta línea, el equipo de profesionales, a través de lo expresado en la PGA, cada año suele asumir nuevos retos que ayuden a conseguir una mejora progresiva de la calidad educativa (Sala de Estimulación Sensorial, TICs y SAACs, actividad de piscina, Formación en Centros de Trabajo, Proyectos de Formación, etc.). En el curso 2008/2009 se presentó un proyecto para trabajar con dos perros de terapia y así apoyar y complementar la práctica educativa diaria.

El proyecto contó con el consenso del claustro (20 de septiembre 2008), la conformidad de la comunidad educativa (protocolo individual firmado por las familias), y la aprobación del Consejo Escolar del Centro (14 de octubre 2008). Progresivamente se ha ido incluyendo en la Programación General Anual de cada curso.

Actualmente, el centro cuenta con 145 alumnos, repartidos en diferentes niveles: Educación Infantil, Estimulación, Pre Iniciación, Iniciación, Desarrollo, Pre Consolidación, Consolidación y TVA (Transición a la Vida Adulta participando todos en el proyecto bajo autorización de las familias) y todos están participando en el proyecto debidamente autorizados por las familias.

Cabe destacar que los perros tienen un seguro de responsabilidad civil y cumplen todos los requisitos veterinarios (cartilla de vacunación al día, desparasitaciones internas cada tres meses y productos externos cada mes, con pipeta, y cada cuatro meses, con collar).

La intervención complementa el trabajo que realizan los profesionales del centro con el alumnado, los perros juegan un papel muy importante como agentes motivadores y facilitadores del proceso educativo.

Equs y Argos, los perros de terapia, tienen una formación específica desde cachorros, recibieron un adiestramiento especial para trabajar con diferentes colectivos. Ambos, están acreditados como perros de terapia por la Asociación Española de terapias y actividades asistidas con animales y naturaleza (AETANA), la Asociación Un perro Andaluz y Etología y Terapias.

El profesorado del centro implicado en el proyecto también contaba con la formación necesaria:

  • Psicoterapia asistida con animales y naturaleza (avalado por la UAM)
  • Master en etología canina.
  • Certificación en adiestramiento canino.

Ana Villalobos con Equs y Argos, perros de terapia del centro

Ana Villalobos con Equs y Argos, perros de terapia del centro

2. OBJETIVOS

Para que la intervención sea eficaz es necesario “interaccionar adecuadamente con los perros”, partiendo de la etología canina y de su bienestar. También es fundamental el establecimiento de un binomio entre el perro y el terapeuta que se logra trabajando a diario con ellos.

Hemos sido pioneros en el desarrollo de actividades ajustadas a las necesidades de nuestros alumnos, en el establecimiento de métodos de intervención con perros, en buscar fórmulas organizativas y de planificación…, siempre partiendo desde una perspectiva naturalista y respetando en todo momento al animal.

2. 2. Objetivos generales:

Los objetivos generales que pretendemos trabajar a través de este proyecto son:

  • El desarrollo global de los alumnos trabajando de forma sistemática con dos perros de terapia.
  • Interaccionar adecuadamente con los perros, estableciendo una relación basada en la confianza.

2. 3. Objetivos específicos:

Algunos de los objetivos específicos planteados son:

  • Motivar los procesos de enseñanza-aprendizaje.
  • Mejorar la capacidad de atención y concentración.
  • Mejorar en aspectos relacionados con la motricidad fina y gruesa.
  • Aumentar el nivel de coordinación.
  • Desarrollar hábitos de autonomía hacia el cuidado de los animales.
  • Trabajar la comunicación y la intención comunicativa.
  • Desarrollar la capacidad de imitación.
  • Fomentar el respeto y cuidado hacia los demás.
  • Favorecer las relaciones sociales entre los alumnos y los animales.
  • Mejorar la gestión de emociones.

3. DESARROLLO DE LA EXPERIENCIA:

3. 1. Metodología

A comienzo de curso dimos una charla informativa a las familias sobre en qué consiste la intervención con perros, ofreciendo una base científica y destacando la importancia del trabajo en equipo y respeto hacia los animales.

La evaluación inicial nos ayuda a establecer el punto de partida de nuestros alumnos y el establecimiento de los objetivos a trabajar. Por ello, en el mes de Septiembre y principios de Octubre, se elabora con los tutores un documento donde se deja constancia de los objetivos prioritarios para cada alumno, las posibles actividades y observaciones sobre algún alumno en concreto (miedos, fobias….).

Además, todos los cursos se elabora una programación específica de actividades y terapia asistida con perros.

Cada trimestre se pasa a los tutores el horario de cada aula que suele ser de tres sesiones semanales seguidas. Al final de curso, todas las aulas han recibido una media de 12 sesiones anuales.

En el primer cuatrimestre, realizamos una evaluación en proceso, revisamos los objetivos propuestos y los ajustamos en los casos que sean necesarios. A final de curso hacemos también una evaluación final.

Cada sesión es registrada descriptivamente en una tabla con los siguientes ítems:

  • Perro con el que se ha trabajado.
  • Recogida de imágenes o vídeos. 
  • Alumnos que asisten.
  • Adultos presentes en la intervención.
  • Lugar de trabajo.
  • Actividades
  • Desarrollo de la sesión.
  • Estado del perro.
  • Reacciones del alumnado.
  • Observaciones.

Estos registros se han realizado desde el comienzo del proyecto, siendo una parte muy importante para poder investigar sobre los efectos de la intervención asistida con perros.

Para poder mostrar el trabajo realizado a los padres se les invita a participar en alguna de las sesiones de terapia en el tercer trimestre, así pueden ver las actividades que sus hijos realizan con los perros, siempre destacamos la importancia de la labor conjunta que todos los profesionales del centro realizan con sus hijos.       

A final de curso, los alumnos reciben un informe de evaluación de la terapia adjunto al general, donde se recogen los objetivos, actividades realizadas y aspectos a destacar de cada alumno.

Para favorecer una interacción adecuada, basada en la confianza, tanto de los alumnos hacia los perros como viceversa, en el centro hemos establecido la siguiente metodología:

  1. Actividades de presentación: en las que no hay contacto directo con el perro, sino que éste realiza actividades divertidas para que los alumnos lo vayan conociendo y vayan construyendo una relación.
  2. Actividades de acercamiento: a medida que la confianza con los perros va aumentando, se va disminuyendo la distancia.
  3. Actividades de contacto: ya se ha establecido un vínculo, basado en el respeto, y los niños interaccionan directamente con los perros.

 Momenteos de diferentes sesiones

Momentos de diferentes sesiones

Las sesiones se anticipan con una canción, con un juguete de tela, con una imagen de los perros o con un pictograma, en función del nivel de abstracción de los alumnos con los que vayamos a trabajar.

Además, en las aulas que lo necesitan, empleamos un planificador con objetos reales, imágenes o pictogramas, que representen la secuencia de actividades que se van a realizar. Al igual que en la mayoría de la aulas que lo utilizan, usamos el método PEANA para indicar las actividades qua ya se han realizado, las que se van a realizar y la que se está llevando a cabo. De esta manera les ayudamos a establecer una temporalidad.

  • Trabajo en las aulas de Educación Infantil:

La intervención con los perros nos ayuda a que el alumno establezca una relación con el medio que le rodea. Trabajamos la atención, los seguimientos visuales, la exploración de los objetos, la sonrisa social, el control de la impulsividad… Poco a poco vamos logrando una interacción con un ser vivo que al principio la mayoría no llegan a percibir.

  •  Trabajo en las aulas de Estimulación:

Nuestro alumnado necesita recibir información del exterior a través de los diferentes canales sensoriales simultáneamente. Mediante el contacto con los perros, observamos reacciones de bienestar, tranquilidad, fomento de emisiones orales, movimientos voluntarios…

  • Trabajo en las aulas de Pre Iniciación, Iniciación y Desarrollo.

Cuando los alumnos presentan mayor autonomía que los más pequeños, los perros se convierten en un elemento muy motivador que apoya los aprendizajes diarios. Realizamos actividades relacionadas con el acceso a la lectoescritura, conceptos numéricos, nociones espacio-temporales, fomento de la comunicación…

  • Trabajo en las aulas de Pre Consolidación, Consolidación y TVA.

Con los alumnos más autónomos trabajamos habilidades sociales, ya que las conductas disruptivas disminuyen en presencia de los perros que les resultan llamativos y motivadores.

Además, les enseñamos detalles sobre el lenguaje canino y aprenden técnicas sencillas de adiestramiento que puede aplicar en sus hogares.

  • Aulas con Trastornos del espectro del autismo:

Estos alumnos presentan una alteración social que se ve perjudicada por la discapacidad intelectual que tenga cada uno. Al inicio del programa, la mayoría se mostraban miedosos con los perros ya que no formaban parte de su mundo más cercano. 

Estos años hemos dirigido nuestro trabajo a la gestión de emociones y el establecimiento de una relación basada en la confianza. A día de hoy, la relación de estos alumnos con los perros ha mejorado, nos ha ayudado a trabajar aspectos comunicativos como el mantenimiento de la mirada e intercambios comunicativos, el aprendizaje de tareas sencillas, la identificación de estados emocionales…, además hemos podido generalizar estos aprendizajes en actividades cotidianas como ir de paseo, comprar en supermercados… que aumentan su autonomía.

La gestión de emociones también se suele trabajar a nivel general por todos los profesionales del centro.

Equs durante una sesión de estimulación

Equs durante una sesión de estimulación

3. 2. Actividades:

Algunas de las actividades tipo que se han realizado:

  • Lectura de cuentos con imágenes de los perros y pictogramas. 
  • Escuchar cuentos y realizar actividades en relación a estos (el perro les lleva imágenes relacionadas con el cuento y las clasifican, tienen que adivinar…).
  • Actividades relacionadas con la lectoescritura y contenidos matemáticos.
  • Juegos relacionados con la memoria auditiva.
  • Actividades relacionadas con las emociones.
  • Pedir alguna acción a los perros (“túnel”, “flip” …).
  • Actividades manipulativas y de coordinación: construir una torre para que el perro la tire, lanzar una pelota, esconder un juguete, puzles…
  • Cepillar, acariciar...

3. 3. Evaluación

Entendemos la evaluación como cauce de mejora y la aplicamos durante todo el proceso, a lo largo del curso. Se recogen los logros a través del nivel de consecución de los objetivos propuestos.

El proceso evaluador se servirá de los siguientes instrumentos:

  • Observación directa del desarrollo de las actividades y el grado de cumplimiento de los objetivos.
  • Un informe final que refleje el progreso real de los alumnos que sigan el proyecto.
  • Documento con los ítems a revisar por parte de los tutores, tanto en proceso como en la evaluación final.

Se valorarán los siguientes parámetros:

Para el alumnado:

  •  Mejora de la capacidad de atención y de relajación y disminución de la ansiedad y estrés de los alumnos.
  • Valoración de la mejora que el alumno experimenta en su motivación intrínseca y extrínseca.
  • Actitud de mejora en aspectos relacionados con la motricidad fina y gruesa y coordinación.
  • Desarrollo de hábitos de autonomía hacia el cuidado de los animales.
  • Mejora de la comunicación y la intención comunicativa.
  • Actitud positiva y de respeto hacia los demás.
  • Mejora de las relaciones sociales entre los alumnos y los animales.
  • Desarrollo positivo de la capacidad de imitación.
  • Mayor autonomía en las actividades.

Para el perro:

  • Tranquilidad o intranquilidad durante la sesión.
  • Motivación en las actividades.
  • Seguimiento de órdenes y señales.
  • Muestra de señales de estrés: jadeos (sin que haya calor), lloriqueos, rascarse continuamente, mordisquearse la cola.
  • Atención al dueño.
  • Relación positiva con los usuarios (no les salta encima, no mordisquea, es cuidadoso, coge la comida y juguetes con delicadeza…)

4. CONCLUSIONES

Se ha establecido un vínculo positivo con los perros basado en la confianza, incluso en alumnos que presentaban miedo al inicio o que los perros no formaban parte de su registro de intereses, ahora se sienten mucho más cercanos.

Los alumnos son más autónomos a la hora de realizar las actividades, relacionarse con los perros supone un incremento de la atención y concentración.

La motivación durante las actividades es muy elevada por lo que ayuda a acelerar procesos de aprendizaje.