Skip to Content

La mejor presentación de la actividad de “Encuentros Musicales” nos la ofrecen los propios compañer@s de otros cursos y de anteriores ediciones. Una actividad que busca fomentar la participación de los alumnos en la vida cultural y musical del centro.

“Para mi juntarme con mis compañeros me sirve para aprender a trabajar en equipo. Si algún compañero tiene un fallo o problema tenemos que ayudarle a resolverlo para mejorar el sonido del grupo, en vez de acusarle o criticarle, ya que se puede sentir mal y eso no sería trabajar en equipo. Cuando voy a hacer los encuentros musicales me ayuda a no tener vergüenza de cantar o tocar más alto delante de un público, porque me da vergüenza tocar delante de personas desconocidas. Pero en el colegio es diferente, porque las personas frente a las que hacemos ese encuentro son conocidos, son compañeros de otras clases. Además me gusta que aplaudan al final de nuestra actuación.” ( Alumn@ de 6º)

“Juntarme con mis compañeros para dar un concierto a otros niños es muy positivo. Cuando nos juntamos hacemos un grupo y nos sentimos muy bien, porque ayudamos a los niños más pequeños a ver lo que van a hacer en los cursos siguientes. Yo creo que aprenden de nosotros y a la que nos dan un concierto nosotros también aprendemos. Vemos los fallos que ellos comenten para no cometerlos nosotros. Es bueno para todos, aprendemos unos de otros. “ (Alumn@ de 5º)

“Juntarme con mis compañeros me sirve para hacer una actividad en común, para intentar poner cada uno lo mejor de sí mismo, trabajar como equipo y coordinarlo para que los demás niños y niñas del colegio disfruten del trabajo realizado.” ( Alumn@ de 4º)

Descripción del proceso general.

Un elemento fundamental del plan MUSICATE reside en la actividad de “Encuentros Musicales” que de una manera u otra cataliza, agrupa, une o conglomera una serie de procesos muy importantes en todo el proceso de musicalización que se propone en el "Plan de Educación Musical" del CEIP La Zarzuela . La aparición de la misma tuvo su origen en las dificultades encontradas para canalizar la expresión artístico-musical de los alumnos del centro.El proceso de análisis y reflexión que desembocó en la materialización real de esta actividad, duró cuatro cursos escolares en los que se ensayaron diferentes modelos organizativos y pedagógicos, dando pie a la participación en diversos proyectos musicales que consiguieron que los alumnos mostraran al público sus trabajos sonoros. La dificultad de mantener un sistema cíclico de participación en comunicación con el entorno, hizo que se empleara un nuevo tipo de actividad en formato de “encuentro musical” entre los propios alumnos. La actividad en sí misma fue adoptando un formato de trabajo sistemático a lo largo de los años y hoy en día forma parte de uno de los pilares en los procesos de Educación Musical de los alumnos.

Los aspectos generales de esta actividad son los que se señalan a continuación:

1) Los alumnos/as de un nivel educativo dedican un concierto musical a compañeros de otro nivel distinto, intercambiándose los roles de interpretación y escucha como público en la misma jornada. Esto genera una situación de conexión y empatía en el aprendizaje favoreciendo al mismo tiempo que todos los alumnos/as desarrollen un proceso básico de creación e interpretación musical en el seno del mismo centro, y permitiendo generar una dinámica de participación musical rutinaria a lo largo de diferentes años.

2) La actividad se comunica a todos los miembros de la comunidad educativa a principio de curso, en el mes de Septiembre, con el fin de realizar una buena organización del mismo y focalizar la atención de los alumnos al proceso general aprendizaje individual y grupal. Los niveles que participan en esta actividad son los grupos que cursan estudios desde 3º hasta 6º de Educación Primaria.

3) La actividad se celebra hacia el tercer trimestre, habiendo transcurrido el tiempo suficiente para rescatar piezas trabajadas en cursos anteriores e incorporar repertorios de nuevo aprendizaje en ese año escolar.

4) La actividad se celebra dentro del horario lectivo y con la siguiente estructura organizativa:

- Antes del recreo se celebra el encuentro entre los alumnos de Tercero y Sexto de Educación Primaria. De esta forma los alumnos pequeños tienen la oportunidad de escuchar producciones musicales de los alumnos mayores del centro y estos a su vez recuerdan muchas de sus primeras obras musicales. Al mismo tiempo los alumnos de sexto sienten la responsabilidad de hacer una buena representación ya que es el cuarto año que hacen este tipo de trabajo y quieren mejorar sus propias metas.

- Después del recreo se celebran los encuentros de Cuarto y Quinto de Educación Primaria. En este caso los alumnos pequeños vuelven a ver el trabajo de compañeros mayores y tienen la oportunidad de compartir muchas piezas conjuntas en la interpretación durante el concierto que genera una situación de motivación y aprendizaje.

- Tras la actividad, los alumnos reciben un diploma como refuerzo positivo.

- En la siguiente clase de Educación Musical se genera un debate general en torno a las valoraciones que hacen los alumnos del trabajo de interpretación y escucha tanto de ellos mismos como del nivel con el que tuvieron el encuentro. Tras este debate, los alumnos cumplimentan una ficha de evaluación y reflexión de sus propios procesos de manera individual con el fin de cerrar el proceso general necesario para la contribución al desarrollo de la competencia cultural y artística: expresión, percepción y debate-reflexión.

- Una vez finalizado este proceso del curso los alumnos de Sexto vuelven a repetir su concierto, junto con otras piezas, en la celebración del día europeo de la música coincidiendo con su graduación de fin de Etapa. En este concierto el centro abre sus puertas y comparte la música con familiares y amigos.