Skip to Content

Visor

Movimientos oculares

CLAVES DE ACCESO (MOVIMIENTOS OCULARES)

Es fácil saber si una persona piensa mediante imágenes, sonidos o sensaciones. Hay cambios visibles en nuestro cuerpo según la manera en que estemos pensando. La forma como pensamos afecta a nuestro cuerpo, y cómo usamos nuestros cuerpos afecta a la forma como pensamos.

Movemos nuestros ojos en direcciones diferentes de forma sistemática dependiendo de cómo estemos pensando. Estudios neurológicos han demostrado que el movimiento del ojo tanto lateral como verticalmente parece estar asociado con la activación de distintas partes del cerebro.

En la PNL se llaman pistas de acceso ocular, porque son señales visuales que nos dejan ver cómo accede la gente a la información. Hay una conexión neurológica innata entre los movimientos del ojo y los sistemas representativos, porque los mismos patrones se dan en todo el mundo (con la excepción del País Vasco, los irlandeses y los beréberes).

Cuando visualizamos algo referente a nuestras experiencias pasadas, los ojos tienden a mirar hacia arriba y a la izquierda. Cuando construimos una imagen a partir de palabras o intentamos imaginar algo que no hemos visto nunca, los ojos se mueven hacia arriba y a la derecha. Los ojos se mueven en horizontal hacia la izquierda para recordar sonidos, y en horizontal a la derecha para construir sonidos. Para acceder a sensaciones los ojos irán, típicamente, abajo y a nuestra derecha. Cuando hablamos con nosotros mismos, los ojos irán, normalmente, abajo y a la izquierda. Desenfocar los ojos y mirar hacia delante, “mirando a lo lejos”, también es señal de visualización.

           

La mayor parte de las personas diestras tienen los modelos de movimientos de los ojos como se señalan en el dibujo. Para los zurdos suele invertirse: miran a la derecha para recordar imágenes y sonidos, y a la izquierda para construirlos. Siempre hay excepciones, y por esto deberá observarse cuidadosamente a una persona antes de aplicarle las reglas generales.

Hay diferentes maneras de ajustar el cerebro para pensar de una manera en particular; si queremos recordar algo visto ayer, es más fácil hacerlo mirando arriba hacia la izquierda o mirando hacia delante. Es difícil recordar imágenes mirando hacia abajo. Mirar hacia el lado correcto a la hora de buscar información es una habilidad muy útil.

Las pistas de acceso ocular nos permiten saber cómo piensa otra persona. Una forma de realizarlo es hacer todo tipo de preguntas y observando los movimientos de los ojos, no las respuestas.

             Existen, por supuesto, otras pistas de exploración o de acceso constituidas por los ritmos de respiración, el color de la piel y las posturas. Los movimientos y los gestos también indicarán cómo está pensando una persona.