Skip to Content

Visor

Orientaciones para relacionarse con el alumno con discapacidad

DISCAPACIDAD MOTÓRICA

ASPECTOS GENERALES

Las Discapacidades Motóricas y de desplazamiento comprenden tanto las dificultades que afectan a las extremidades superiores e inferiores, como las alteraciones motoras que repercuten en la pronunciación, pudiendo existir una gran diversidad en el grado de afectación. Las más representativas en el contexto escolar son:


– Parálisis Cerebral: alteración o pérdida del control motor derivada de una lesión encefálica prenatal.
– Espina Bífida: trastorno congénito de la columna vertebral.
– Derivadas de Accidentes: traumatismos craneoencefálicos y lesiones medulares.
 

 

CAPACIDADES Y NECESIDADES

Los problemas de movilidad no tienen por qué interferir en el proceso de enseñanza-aprendizaje. No obstante las deficiencias motóricas pueden generar algunas necesidades especiales:


– En los desplazamientos:
• Uso de bastones, sillas de ruedas, andadores…

– En la comunicación:
• Tiempos, software y hardware específicos…

– En la manipulación:
• Tiempos, materiales adaptados…

– En la accesibilidad:
• Transportes adaptados, rampas, bordillos rebajados, plataformas, ascensores, aulas, servicios y aseos adaptados…
 

 

INTERVENCIÓN EDUCATIVA

Yo, como profesor, ¿qué puedo hacer para favorecer la integración de estudiantes con discapacidad motórica en mi asignatura?:

En la organización del aula:
– Situar al alumno en los extremos laterales de las filas, pensando también en la mayor proximidad a la puerta.
– Organizar el aula con espacios amplios que faciliten al alumno moverse con facilidad en silla de ruedas, con muletas, andadores…
– Solicitar mobiliario adaptado a sillas de ruedas y, en general, apoyar las demandas de adaptación que se consideren oportunas,

En la metodología:
– Explicaciones:
• Facilitar el uso de grabadoras, apuntes previos, ordenador personal…
• Fomentar la colaboración de los compañeros a través del uso de calcos, préstamo de apuntes…
– Trabajos individuales:
• Proporcionar tiempos más prolongados tanto para la realización de los trabajos como para su exposición oral.
– Trabajos en grupos:
• Promover la participación de los alumnos con deficiencia motórica en grupos normalizados.
– Participación oral:
(Cuando el grado de afectación de la expresión oral sea significativa)
• Mirar al alumno de frente y apoyarse en sus gestos para facilitar la comprensión de su mensaje.
• Realizar preguntas de respuesta corta.
• Respetar el ritmo de emisión.
• Permitir la utilización de comunicadores y otras ayudas técnicas para la comunicación.
– En las tutorías:
• Ofrecer especialmente a estos alumnos el uso de las nuevas tecnologías (correo electrónico, foros…)
• Estar abiertos a las demandas e iniciativas que el alumno solicite.

En las ayudas técnicas específicas:
Conocer las ayudas técnicas que utilizará el alumno y si es necesaria nuestra colaboración.
Como por ejemplo:
– Materiales personales específicos: manteles antideslizantes, pinzas, clips, muñequeras…
– TIC: ordenadores personales adaptados, hardware adaptados, comunicadores de voz, grabadoras…
 

 

EVALUACIÓN

– Utilizar siempre que sea posible las mismas técnicas de evaluación que empleamos con sus compañeros (exámenes escritos, orales, trabajos…).
– Realizar algunas adaptaciones en la forma de los exámenes escritos:

• Conceder más tiempo para su resolución.

• Incluir pruebas objetivas o preguntas de respuesta corta.

• Permitir el uso de ayudas técnicas.

 

ORIENTACIONES PARA RELACIONARSE CON EL ALUMNO CON DISCAPACIDAD MOTÓRICA

En la convivencia con estas personas debemos tener en cuenta lo siguiente:


– Hablar y preguntar a la persona con discapacidad, directamente, no a quien lleva la silla.
– Ponerse en su lugar a la hora de hablarles, intentando entender su limitación del campo visual, dificultad de acceso, dificultad para conversaciones en grupo…
– No colocarse detrás de ellos al hablar, para evitar que vuelvan la cabeza.
– No tomar decisiones en su lugar ni contestar por ellos.
– En lugares concurridos empujar la silla con cuidado para no chocar.
– Dejarles que ayuden llevando algo y permitirles que demuestren su capacidad de participación.
– Comprobar si ven lo que le mostramos.
– Empujar la silla desde un lado si vamos hablando.
– No correr en cuestas y/o rampas.
– Tener prudencia y paciencia al cruzar la calle.