Skip to Content

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Introducción

  • Los avances en materia de igualdad jurídica de la mujer, que había realizado la II República, fueron anulados por el régimen de Franco, que relegó a la mujer al ámbito doméstico y estableció la desigualdad de sexos ante la ley.

  • El argumento esgrimido por el franquismo fue la superioridad física e intelectual del hombre, quien debía encargarse en exclusiva de los asuntos públicos y de proporcionar ingresos a la familia.

  • La influencia de Falange y de la Iglesia en la regulación de las condiciones de vida de las mujeres fue notable, hasta el punto de que introdujeron unas costumbres y unos modelos sociales muy sexistas y conservadores.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

El modelo falangista ✅

  • Falange Española contaba con una Sección Femenina, liderada por Pilar Primo de Rivera, hermana del fundador del partido.

  • La Sección Femenina organizaba el Servicio Social, obligatorio para todas las mujeres, que se encargaba de educarlas en los valores franquistas.

  • Su función era inculcar en las mujeres los ideales falangistas y nacionalcatólicos, es decir, reforzar la imagen de una mujer sumisa y obediente, esposa y madre, que debía atender en exclusiva las tareas domésticas.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Imagen: Juramento de nuevas afiliadas a la Sección Femenina. Plaza del Rey, Barcelona, 1942.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

La desigualdad jurídica y social ✅

  • La desigualdad ante la ley quedó consagrada en el Código Civil y en el Código Penal, que castigaban duramente el adulterio y el concubinato de las mujeres, mientras que era tolerante con el de los hombres.

  • También se derogó el matrimonio civil y el divorcio.

  • En la vida cotidiana, la mujer casada perdió el derecho a tener bienes propios. El marido era su representante legal, lo cual significaba la imposibilidad de tener un derecho tan básico como tener una cuenta corriente a su nombre en un banco o comprar y vender bienes sin su autorización.

  • El ideal doméstico implicaba la conveniencia de que la mujer no saliera a trabajar fuera del hogar, hecho justificable solo en caso de viudedad, soltería o ineludible necesidad.

  • La mujer casada necesitaba un permiso escrito de su marido y no podía ejercer determinadas profesiones. Se le recomendaba que trabajara en la enseñanza o en labores realizadas desde el hogar.

  • En consecuencia, la mujer carecía prácticamente de todo derecho laboral: tenían un salario menor que el hombre, el despido no estaba penalizado y no podía acceder a subvenciones familiares por el hecho de trabajar.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Documento: La desigualdad legal

La desigualdad legal


Artículo 57. El marido tiene que proteger a la mujer y esta tiene que obedecer al marido.

Artículo 58. La mujer está obligada a seguir al marido donde este fije su residencia.

Artículo 59. El marido es el administrador de los bienes de la sociedad conyugal.

Artículo 60. El marido es el representante de su mujer.

Código Civil, 1958.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Documento: El destino de la mujer

El destino de la mujer

El destino de la mujer es ser esposa y compañera del hombre, formar con él una familia y educar y cuidar bien a sus hijos. El lugar donde la mujer desarrolla sus actividades es la casa, porque allí vive la familia.

Pero su misión no es solo material; sus deberes no son solo cuidar de los hijos y del marido corporalmente; sino que de este debe ser la compañera, y de aquellos, la primera educadora; por ello debe prepararse moral y materialmente, para ser capaz de lo que de ella se espera.

Enciclopedia Elemental de la Sección Femenina, 1957.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Una educación distinta ✅

  • El franquismo eliminó la coeducación, es decir, la educación mixta de niños y niñas. El destino doméstico de las mujeres no requería la misma preparación que los hombres y, por tanto, su educación debía ser diferente.

  • En consecuencia, las mujeres recibieron una educación con menos contenidos científicos y humanísticos. Su formación se centraba en la preparación para administrar la vida doméstica y su comportamiento social en público.

  • En general, la mayoría solo tenía acceso a los niveles educativos más bajos y pocas mujeres terminaban el bachillerato y entraban en la universidad.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Imagen: Clase práctica de la asignatura de Hogar, impartida por la Sección Femenina de Falange desde 1941.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Documento: "La esposa perfecta"

La esposa perfecta

"Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero. Su duro día de trabajo quizá necesite un poco de ánimo y uno de tus deberes es proporcionárselo.

Escúchale, déjale hablar primero: recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa".

Manual de Economía Doméstica, 1958.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

La resistencia de las mujeres ✅

  • A pesar de la situación de desigualdad legal y de la propaganda sobre su papel de esposa y madre, muchas mujeres trabajaron en la época franquista. Gran parte lo hicieron por imperativo económico, pero también para afirmar su capacidad y su derecho a una vida laboral independiente.

  • El papel subsidiario que el franquismo otorgaba a las mujeres no impidió que algunas de ellas militaran en la oposición antifranquista, donde introdujeron las demandas de igualdad entre ambos sexos.

  • Las mujeres comenzaron también a denunciar su situación de opresión y sentaron las bases de un primer feminismo, que tendría un amplio desarrollo en la década de 1970 del pasado siglo.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Documento: La defensa de los derechos femeninos

La defensa de los derechos femeninos


Ya nadie puede plantear, en conciencia, si una mujer debe o no debe trabajar. La española de este momento tiene que trabajar, se enfrenta con ese imperativo inesquivable en nuestro medio, aunque precisamente nuestro medio, por paradoja, no se caracterice por facilitar el trabajo de la mujer.(...) En suma, se les permite trabajar "porque se las obliga previamente a ello", pero siempre que se conformen con un lugar secundario (...).

Reseña de Mercedes Formica a El segundo sexo, de Simone de Beauvoir, 1950.

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

Documento: La incorporación a la lucha antifranquista

La incorporación a la lucha antifranquista


¿Ante tanta injusticia se podía dejar todo por miedo? Te daba más rabia y te transmitía mucho más valor para seguir adelante. Había que seguir adelante para volver a conquistar todos esos derechos que la República nos había dado por una gran mayoría en las urnas.

Entrevista a Remedios Montero, Valencia, 30 de octubre de 2003.