Skip to Content

Visor

Viaje a Londres 2020

Han sido cuatro días vibrantes, agotadores, llenos de momentos inolvidables, muchas risas, muchas carcajadas, muchas caritas llenas de emoción y de sorpresa descubriendo cada rincón que Alba y una servidora les enseñábamos de nuestra ciudad favorita: Londres. Personalmente, necesitaba este viaje, necesitaba volver a sentirme feliz en Londres creando nuevos recuerdos que me devolvieran la confianza en la humanidad, después de los acontecimientos vividos en este último año. Y después de estos cuatro días, tengo la certeza de que la gente maravillosa, dulce, trabajadora, profesional, y con un gran corazón existe, entre los cuales destaca Alba, profesora de inglés, a la que quiere agradecer todo lo vivido en estos días. Y por supuesto, a los 19 alumnos que nos han  acompañado porque hasta con sustos incluidos, alguna que otra protesta y sorpresas eclécticas, me han devuelto la sonrisa y la alegría en una ciudad en la que acumulo recuerdos amargos de algo que fue pero dejó de ser; a partir de ahora cuando piense en Londres, pensaré en vosotros y vosotras, en vuestras caras de emoción y de alegría, en vuestras ganas de cotillear sobre la familia real británica y otras cosillas, en vuestras sonrisas naturales y espontáneas, en vuestros bailes en Leicester Square, en Frederick y las palomas, ardillas, patos, pelícanos y demás animales a los que habéis dado de comer en St. James que seguro que ya os echan de menos, en vuestros agotados pies llenos de tiritas, en vuestros gritos en el metro cuando ya no cabía nadie más y aún seguían entrando más y más gente, incluso en vuestro rebote al no haber ganado el premio a los "most well-behaved students". Gracias chicos y chicas y sobre todo gracias Alba por estos cuatro días maravillosos. Recordad que un viaje siempre se vive tres veces, cuando se prepara, cuando se vive y cuando se recuerda y este lo recordaré para siempre, porque ya tenéis un hueco muy grande en mi corazón.