Skip to Content

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

2º ESO

3º ESO

4º ESO (materia optativa)

Física y Química 1º Bachillerato

Física y Química 1º Bachillerato programa de excelencia

Química 2º Bachillerato

Química 2º Bachillerato programa de excelencia

Física 2º Bachillerato

Física 2º Bachillerato programa de excelencia

Las asignaturas del programa de excelencia actualmente comparten el mismo currículo
 

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

En un estudio publicado en el ejemplar del 12 de Octubre de la revista Physical Review Letters, Allan Greenleaf, profesor de Matemáticas de la Universidad de Rochester, y sus colaboradores, dan credibilidad a la posibilidad de que en un futuro, la humanidad sea capaz de abrir un túnel invisible entre dos puntos en el espacio formando lo que conocemos como agujero de gusano.

Según Greenleaf, la tecnología a la que llegará el hombre será capaz de posibilitar traslados de esta manera, introduciendo un objeto en una boca del túnel haciendolo desaparecer y viendo como reaparece en la otra boca del túnel.

La tecnología actual ya ha conseguido hacer invisibles objetos sólo a la radiación de microondas, pero esta teoría matemática permite la creación de un agujero de gusano electromagnético para cualquier longitud de onda, en base al cual, Greenleaf y sus colaboradores proponen una innumerable cantidad de aplicaciones.

Para crear este tipo de tecnología, Greenleaf y su equipo se basan en la Matemática Teórica para diseñar un dispositivo que guíe las ondas electromagnéticas de una manera aprovechable. Los investigadores podrán entonces utilizar estos avances para crear estructuras debidamente tratadas, formadas por los llamados metamateriales, para curvar la luz en sus proximidades.

El año pasado, David R. Smith, profesor e Ingeniería Electrónica e Informática en la Duke’s Pratt School, diseñó junto con sus colaboradores de un dispositivo invisible en forma de disco que permitía a las microondas pasar a su alrededor. Greenleaf ha empleado una geometría más elaborada para establecer exactamente cuáles son las propiedades necesarias para crear el metamaterial que nos dé paso a la obtención el efecto de “túnel invisible”.

En el caso de que dicho agujero de gusano operase con objetos de nuestra vida cotidiana, es decir, franjas visibles del espectro electromagnético, si el observador mirase desde uno de los extremos, vería una versión distorsionada de lo que está en el otro extremo, de acuerdo con los resultados que arrojan las simulaciones efectuadas por Greenleaf y su gente. Dependiendo de la longitud del túnel, y de la manera en la que la luz rebote dentro del mismo, el espectador podría ver una realidad distorsionada o simplemente un indescifrable remolino de luces y formas.

El equipo de investigadores ha sugerido también una utilización para el agujero de gusano electromagnético propia de películas de ciencia ficción. Si los metamateriales que conformasen la estructura exterior del agujero fuesen capaces de desviar luces correspondientes a cualquier longitud de onda, podríamos usar los túneles para crear una televisión de 3D. Imaginando cientos de miles de agujeros de gusano distribuídos a lo largo, ancho y alto de un espacio tridimensional, rápidamente se nos viene al pensamiento lo que podríamos obtener. Dichos túneles serían invisibles, a la par que nos podrían permitir ver qué se cuece al otro extremo del agujero. Sería algo así como una gran cantidad de píxeles flotando en el aire. De este modo, podríamos sentarnos en el sillón, activar la televisión 3D y disfrutar de unas placenteras vistas de la Tierra desde nuestro satélite, por poner solamente un ejemplo.

No obstante, la utilización más esperada y comentada de un agujero de gusano es la de los viajes en el espacio tiempo. Vemos que se trata de una deformación del espacio-tiempo, de tal modo que lugares alejados en una configuración normal, se ven realmente cercanos, por lo que para nosotros sería posible realizar viajes de años luz de distancia en cuestión de minutos. ¿Realidad o ficción? Algún día lo sabremos.