Saltar al contenido

Presentación

La creciente preocupación social ante los casos de acoso escolar en los centros educativos ha generado la necesidad de llevar a cabo una revisión, auspiciada por la Consejería de Educación, Juventud y Deporte, de los recursos, herramientas y planes de actuación de los que disponen los centros para abordar y erradicar este problema.

En este sentido, tal como establece el art. 4.2.1 de la Resolución de 16 de septiembre de 2015 de la Viceconsejería de Organización Educativa, por la que se aprueba el Plan General de Actuación de la Inspección Educativa para el curso 2015-2016, se ha desarrollado, como actuación preferente, la revisión y actualización de los protocolos de prevención, detección, corrección y sanción del acoso escolar para asegurar su implantación con carácter general y su uso obligatorio para erradicar el acoso escolar, partiendo del protocolo ya existente, elaborado por la SGIE en el año 2012.

Por otra parte, la exposición de los alumnos en las redes sociales y la imbricación de las tecnologías de la información y la comunicación en sus relaciones sociales y personales -con la consiguiente repercusión en los centros educativos-, hace necesaria la inclusión de un apartado específico relativo a este capítulo.

Por todo ello, el equipo interterritorial de Inspectores que ha desarrollado esta actuación, ha procedido a la revisión del protocolo de actuación existente reconvirtiéndolo en una guía de mayor amplitud conceptual, destinada a abordar la lucha contra el acoso escolar desde una perspectiva integral e integradora de las distintas estrategias, herramientas y actuaciones que deben seguirse para el tratamiento del acoso escolar.

La actuación se ha desarrollado por el equipo Interterritorial compuesto por los siguintes inspectores/as:

D.ª Cristina Sánchez Tallafigo (Coordinadora).

Dº Andrés E. Crespo Espert.

D.ª Milagros Martín Muñoz.

D.ª Mª Jesús Mohedano Fuertes.

D.ª Mª Ángeles Noriega Díaz.

D.ª Mª Estrella Puerta Climent.

D.ª María Milagros Rodríguez García.

Dº Manuel Vázquez Rodríguez..

El objetivo final es facilitar a los centros docentes en un documento único las claves, instrumentos y herramientas para una lucha eficaz contra el acoso, un sistema sencillo para la detección de situaciones de acoso o riesgo de acoso y un protocolo de intervención destinado a garantizar los derechos básicos de los alumnos y la seguridad jurídica de los centros.

El documento se estructura en cuatro apartados y un anexo final:

  1. Conceptualización y características del acoso escolar.
  2. Prevención del acoso escolar.
  3. Detección del acoso escolar.
  4. Protocolo de intervención.

Anexo final: recursos.

La finalidad de integrar estos apartados en un documento único es doble:

  1. Transmitir la idea de que para obtener resultados positivos en la lucha contra el acoso escolar en sus distintas manifestaciones, el problema debe abordarse antes de que se manifieste, por lo que deben fomentarse estrategias y actuaciones por parte de los centros destinadas a la prevención y cuyo ámbito de diseño y desarrollo parte de los documentos institucionales y se concreta en la acción docente transversal y en las tareas tutoriales.
  2. Establecer un protocolo de actuación que sirva para garantizar el derecho básico de los alumnos a desarrollar su proceso educativo en condiciones adecuadas y seguras y por otra parte, pautar las acciones de los centros educativos en las situaciones de posible acoso escolar en una doble dirección: la intervención interna (garantizando la seguridad del alumno presuntamente acosado mediante el establecimiento de un Plan de intervención individualizado en el que intervenga un grupo de actuación creado específicamente para el caso y desarrollando las medidas disciplinarias establecidas al efecto en el Decreto 15/2007, y la puesta en conocimiento y comunicación a otras instituciones.

Con respecto a la estructura planteada, el documento se inicia con un capítulo dedicado a la conceptualización del acoso escolar, en el que se incluyen aspectos específicos relativos al ciberbullying, a la identidad de género y a la LGTBifobia.

En un segundo capítulo, dedicado a la prevención, se recopilan las distintas medidas de formación, sensibilización, organizativas y curriculares cuyo desarrollo no solo contribuye a concienciar sobre la gravedad del acoso y a evitar que se produzca, sino también a mejorar la convivencia en los centros educativos, dado que ambos aspectos están interrelacionados.

El tercer apartado presenta uno de los instrumentos de detección para que los centros puedan actuar de manera ágil y efectiva en situaciones de riesgo de acoso escolar: la aplicación Sociescuela.

Por otra parte, los centros tienen la obligación de intervenir de forma inmediata en cuanto tienen indicios de que pueda estar produciéndose una situación de acoso contra alguno de sus alumnos. Para ello, se incluye el protocolo de intervención, con un desarrollo pautado de las actuaciones  en situaciones de posible acoso escolar dirigidas a salvaguardar los derechos básicos de los alumnos y la seguridad jurídica  de los centros educativos.

El documento finaliza con un apartado de recursos externos.