Saltar al contenido

HISTORIA

Fachada

ANTECEDENTES DEL CIEM MORENO TORROBA

Los antecedentes del CIEM "Federico Moreno Torroba" se encuentran en El Conservatorio Profesional de Música "Ángel Arias Maceín" el cual a su vez tiene su origen en la "Escuela de Formación Profesional de Coros y Danzas", creada en 1942 por el profesor de canto y compositor D. Pedro Urrestarazu Artola, su primer director, con el objetivo de formar profesionales destinados al teatro lírico, meta alcanzada por muchos de sus alumnos, algunos de los cuales integraron el Coro Nacional, del de RTVE, o bien ejercen la docencia en distintos Conservatorios de Música y de Danza.
Dicha Escuela tenía su sede en la primera planta del número 26 de la calle Arenal de Madrid, y con el paso del tiempo fue cambiando de nombre y funcionalidad. En la década de los cincuenta, pasó a denominarse "Escuela Profesional de Coros y Danzas de Madrid", y en 1.979, "Escuela de Música y Danza de Madrid".
Dado el carácter profesional de sus enseñanzas, dependía de la antigua y desaparecida Obra Sindical de Formación Profesional, y pasó a integrarse en el organigrama del Ministerio de Educación y Ciencia en el verano de 1983.
En 1981 se otorgó validez oficial a su enseñanza como Conservatorio de Música de Grado Elemental y Escuela de Danza (sección de Danza Clásica), al centro que adquirió la denominación de "Conservatorio de Música y Escuela de Danza de Madrid".
En 1984 y a instancias del profesorado, las enseñanzas de Conservatorio, es decir las musicales, fueron trasladadas a las instalaciones del Colegio Público "Perú", de Madrid, situado en el distrito de Carabanchel, concretamente en la calle Baleares, número 18, compartiendo aulas y servicios con el citado Colegio. Las enseñanzas de Danza Clásica y de Danza Española continuaron ofreciéndose en el local de la calle Arenal, número 26, hasta su traslado, en octubre de 1.994, a la calle Comandante Fortea, número 41, ya con la nueva denominación de "Conservatorio Profesional de Danza Clásica".
En 1985, el Centro es clasificado como Centro Oficial de Enseñanzas Artísticas. Dos años después se le concede el carácter de Conservatorio Profesional. Ya con esta calificación, y a propuesta unánime del Consejo Escolar, el Ministerio concede al Conservatorio Profesional, la denominación de "Ángel Arias Maceín", en homenaje al que fuera, hasta su fallecimiento en 1.970, director de la antigua Escuela de la que procede el actual Conservatorio, catedrático asimismo del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y excelente pedagogo.
Desde el traspaso de competencias educativas del Ministerio de Educación y Ciencia en el año 2.000, el Conservatorio Profesional de Música "Ángel Arias Maceín" depende de la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma de Madrid.
Como complemento a esta breve semblanza histórica, hemos de reseñar que la singularidad de su origen y desarrollo le confiere buena parte de su identidad, la cual se pone de manifiesto en hechos singulares, como que el Real Conservatorio de Música y Declamación y la Escuela de Música y Danza fueran durante mucho tiempo los dos únicos Centros públicos y gratuitos en Madrid en los que se podían cursar los estudios de Música y de Danza, y que fuera el primero en obtener la clasificación de Conservatorio Profesional de Música (1.987) en Madrid, pues hasta el año 1992, no surgieron otros Conservatorios Profesionales por segregación del Real Conservatorio Superior de Música, del cual, por otra parte, nunca dependió.
Este singular centro educativo musical tiene su continuidad, desde el curso 2006/7 en el Centro Integrado de Enseñanzas Artísticas y Educación Secundaria "Federico Moreno Torroba", en el que se desarrolla una mas amplia oferta educativa, pero manteniendo el espíritu de aquel centro nacido hace ya 65 años y por el que –en sus distintas etapas– han pasado miles de alumnos.

REAL POSESIÓN DE VISTA ALEGRE

historia del edificio

El edificio en el que se encuentra el Centro Integrado de Enseñanzas Artísticas de Música y Educación Secundaria "Federico Moreno Torroba", está dentro de los límites de lo que fue la Real Posesión de Vista Alegre, amplio espacio delimitado por las calles del General Ricardos, Clara Campoamor, Carcastillo, Padre Amigó, Arnedo y Blasón.
Este amplio espacio fue, en su origen (1825) un lugar de recreo abierto al público por un vecino de Carabanchel Bajo llamado Ignacio Bringas, que le dio el nombre de Vista Alegre, pero que no tuvo suerte con su negocio, a pesar de que se estableció un servicio de diligencias, con varios viajes diarios, entre Madrid y Vista Alegre, para facilitar el acceso a los madrileños.
Poco después, en 1831, la propiedad fue adquirida por la reina María Cristina de Borbón, quien se ocupó personalmente de la finca, promoviendo la construcción de algunos edificios y dependencias. Tras su matrimonio morganático con Fernando Muñoz, futuro Duque de Riansares, María Cristina residió durante largos períodos en la finca, que fue creciendo con nuevas adquisiciones de manera que Vista Alegre se convirtió en un complejo formado por el Palacio de María Cristina, la Estufa (Invernadero), las Casas de Oficios, Dependientes, Caballerías, de Vacas, de la Administración y el Oratorio.
En la década de 1840, comenzó la construcción del llamado Palacio Nuevo, obra del arquitecto Narciso Pascual y Colomer, y de un canal navegable que servía para las necesidades de riego de los jardines y para pasear por sus aguas en barcos de recreo.
Vista Alegre disponía de un bello jardín, construido según los modelos ingleses y franceses y formado por parterres, arboledas y praderas en las que se plantaron muchas especies vegetales. Lo surcaban numerosos caminos que incitaban al tranquilo paseo. Hoy, frente a nuestro Centro Integrado de Enseñanzas Artísticas "Federico Moreno Torroba", es posible contemplar, arruinados, los vestigios de lo que fue un tranquilo y acogedor jardín, adornado con esculturas y construcciones cuyos nombres dan idea de su función: La Codornicera , la Faisanera , la Naranjera , la Tortolera , la Gruta , la Montaña Rusa , la Montaña Artificial …
En 1846, la Real Posesión de Vista Alegre fue cedida por María Cristina a sus dos hijas, la reina Isabel II y la infanta María Luisa Fernanda. Por entonces, la finca estaba muy abandonada como consecuencia del exilio de María Cristina. Sus nuevas propietarias delimitaron la posesión mediante una cerca de ladrillo en la que se abrieron siete puertas: de Hierro (la principal), Bella Vista, del Pueblo, de San Roque, de Leganés, del Camposanto y de Madrid, llamada por las gentes Puerta Bonita, por su magnífica reja de hierro forjado. Además, la ampliaron con nuevas adquisiciones. Isabel II pasó largas temporadas en esta finca, tantas que dieron origen a esta coplilla popular:

A los Carabancheles se va la reina
y por eso la llaman la carabanchelera.

Entre 1846 y 1855, se reformaron diversos edificios, se recuperaron los jardines, se colocaron fuentes y estatuas de personajes mitológicos, y se hizo crecer la parte productiva de la propiedad –que siempre existió– con la explotación de la siembra de trigo y cebada y el producto de olivos, almendros, frutales y productos de huerta.
En 1858, la finca pasa a ser propiedad única de la infanta Luisa Fernanda, duquesa de Montpensier, quien la descuida, traslada gran parte de los bienes muebles a sus palacios de San Telmo (Sevilla) y Sanlúcar de Barrameda, y la malvende, al año siguiente, al político y banquero José de Salamanca.
El Marqués de Salamanca inició la revitalización de la finca, rehabilitando edificios (el Palacio Viejo), ampliándolos (el Palacio Nuevo, que será llamado Palacio del Marqués de Salamanca), y reconstruyendo los jardines. Pero los acontecimientos políticos de 1868 marcaron el principio de la decadencia económica de José de Salamanca, que se vio obligado a vender su colección de arqueología, parte de la de pinturas, de su importante biblioteca y el madrileño Palacio del Paseo de Recoletos (hoy sede del Banco Hipotecario) y se trasladó a su Palacio de Carabanchel, donde falleció, en la ruina, el 1883.
Al morir el Marqués de Salamanca, sus herederos vendieron la propiedad al Estado, comenzando aquí la instalación de diversas instituciones benéficas: Colegio de Huérfanos de la Unión (1888, en el Palacio Viejo), Asilo de Inválidos del Trabajo (1889, en el Palacio del Marqués), Colegio de Ciegos de Santa Catalina (1889, en la Casa de Bella Vista), Colegio de Santiago (1914, en el Palacio del Marqués), e Instituto de Reeducación de Inválidos del Trabajo (1922, también en el Palacio del Marqués).
Tras la Guerra Civil , continuaron asentándose instituciones: Orfanato Nacional del Pardo, Reformatorio del Sagrado Corazón, Colegio de Huérfanos de los Cuerpos de Seguridad, Hospital Psiquiátrico Infantil, Hospital de Incurables, Residencia de Convalecientes, Escuela de Maestría Industrial y Residencia de Ancianos:

El Centro Integrado de Enseñanzas Artísticas "Federico Moreno Torroba", ocupa en la actualidad el edificio que, desde el 18 de Julio de 1947, albergó el Orfanato Nacional de El Pardo.



Novedades y Tweets Novedades y Tweets

Martes 27 de Noviembre. 16:00 h. Polivalente 1
Reunión informativa sobre enseñanzas integradas

Leer más

El miércoles 21 de noviembre, a las 19:30, tendrá lugar en la Sala Multiusos del centro el acto de inauguración del curso 2018-19.

Leer más
concursarte

XI Concurso de solistas y Orquesta CIEM "Moreno Torroba"

13 de diciembre 2018 16:00 Polivalente 2

Plazo de inscripción: del 12 al 30 de noviembre.

Leer más