Saltar al contenido

Pero, ¿estámos obesos? Pero, ¿estámos obesos?

La obesidad infantil y juvenil constituye uno de los problemas de salud pública más importantes de nuestra sociedad. Porque:

- Su incidencia está aumentando de forma considerable, aunque en los últimos años su prevalencia ha permanecido estable ( entre 20-35 % según las mediciones).

- La obesidad del niño tiende a perpetuarse en la adolescencia y la del adolescente en la vida adulta.

- Constituye un factor de riesgo para el desarrollo de múltiples problemas de salud, como complicaciones ortopédicas, respiratorias, cardiovasculares, digestivas, dermatológicas, neurológicas, endocrinas, ciertas formas de cáncer y, en general, una menor esperanza de vida.

- Las niñas y los niños obesos tienen una pobre imagen de sí mismos y expresan sensaciones de inferioridad y rechazo. El acoso del que muchas veces son víctimas dificulta su desarrollo social y psicológico.