Skip to Content

Historia del Centro

 

Nuestro Centro lleva en esto cerca de una veintena de años y, como muchos otros, comenzó con una iniciativa municipal utilizando algunas aulas de colegios y horarios parpontonciales de profesorado. A los dos profesores que durante algunos años vino fijando el Ayuntamiento se sumaron tres más del Ministerio y en 1991 la plantilla quedó establecida en cuatro funcionarios del MEC y dos profesores municipales. A partir de ese año el Centro ha ido creciendo incorporándose con las primeras tandas de Secundaria a lo que se ha venido llamando ESPA (Educación Secundaria De Personas Adultas) y en la actualidad es un Centro Público de la Comunidad de Madrid, con una plantilla de seis maestros y cinco profesores de Secundaria más los eventuales de Talleres Operativos, técnicos de FP o adscripciones puntuales, viniendo a ser, pues, unos quince profesores de claustro.

En cuanto a locales la evolución ha sido tan curiosa como la de tantos otros centros de adultos. De unas aulas prestadas en colegio se pasó a otras prefabricadas y de éstas a unos locales municipales, unos bajos defachada del centro un antiguo mercado, que a pesar de sus deficiencias y disparatada distribución han supuesto los momentos de mayor desarrollo del Centro hasta conseguir hace unos cursos el actual edificio, un viejo colegio que, aunque pequeño, nos proporciona unos espacios adecuados para la enseñanza y un edificio propio. Confiamos en su pronta ampliación.

El Centro ha sido comarcal hasta que fueron creados los centros de “Almaján” (Torrelodones) y “Sierra de Guadarrama” (Collado Mediano) que atienden a las diez actuaciones municipales que nos correspondían anteriormente. El Centro está abierto de nueve de la mañana a diez de la noche para un público tan diverso como la propia oferta. Referente en la zona, por su propia ubicación, este Centro sigue caminando y aunque las posibilidades de crecimiento están limitadas -entre otras cosas por el propio espacio- la ilusión, la trayectoria y el esfuerzo avalan el trabajo de este centro de adultos, que respira el Guadarrama, mira a Madrid y aprovecha el sol del Noroeste.