Skip to Content

Visor

Expresión oral

  • Hacer, antes de hablar, si existe la posibilidad, un breve guión o anotaciones para usarlas   solamente como referencia  o  ayuda al echarles un vistazo de vez en cuando.
  • Pensar en el vocabulario fundamental sobre el tema que debemos mencionar, y utilizarlo para poder  para lucirnos.
  • Mencionar los puntos obligatorios y usarlos como argumento y guión, e incluso  usarlos como comienzo de nuestro discursos oral.
  • No contestar ni con una sola frase breve ni usar monosílabos.
  • Preguntar al compañero o examinador  y tomar la iniciativa de la conversación siempre que se pueda.
  • Auto corregirse al momento, si nos damos cuenta de nuestros  errores.
  • Preguntar si no se entiende  algo al compañero o al  examinador y hacerles repetir la pregunta o el argumento.  Se trata de hablar y entender.
  • Intentar llegar a un acuerdo final con el compañero o a una  posible solución.
  • Sea el tema que sea del que se deba hablar, echarle imaginación y  mentir. Sobre todo utilizar  frases, estructuras o  vocabulario correctos; aquello de lo se esté seguro y se domine y reutilizar lo aprendido. No se debe  ni inventar estructuras o palabras  sobre la marcha ni traducir.
  • Si no se  sabe que decir sobre un tema, recomendamos pensar en: los  problemas y las soluciones, las causas y los efectos,  las ventajas y los inconvenientes, la situación pasada y la actual, comparar entre países, etc. Así tenemos mucho que decir.
  • Expresar siempre  la opinión personal  sobre el tema y mencionar experiencias personales y dar ejemplos.
  • Reutilizar en todo momento lo aprendido y  aquellas estructuras que sabemos que son correctas.  Soltar esas frases y expresiones  hechas que nos hemos aprendido de memoria y que puedan servir para cualquier  situación o tema.
  • Para ganar tiempo y poder pensar nuestras respuestas, recurrir a breves pausas  discursivas usando  elementos de relleno, coletillas del tipo; bueno, eh, comprendo, etc.
  • Si nos bloqueamos o no sabemos que decir, simplemente repetir o resumir  en alto lo que ya se ha dicho, a modo de resumen.
  • Si nos falta vocabulario concreto, podemos  parafrasear, o como  último recurso recurrir a nuestros conocimientos de otros idiomas y arriesgarnos a usar palabras que creemos que nos pueden valer para salir del paso.

Importante es intentar no caer en silencios o pausas largas, respetar el discurso ajeno y cumplir el tempo exigido.

Recomendaciones propuestas por Lola Rodríguez Cemillán,

Catedrática de Alemán, EOI Fuenlabrada

(ALEMANEOIFUENLABRADA@telefonica.net)