Skip to Content

Visor

Palabras que nos unen

   La convivencia es, hoy más que nunca, un objetivo primordial de cualquier sistema educativo. Y, al mismo tiempo, un contexto esencial que habilita y da sentido a los principios, contenidos, estrategias y procedimientos de las experiencias de enseñanza y aprendizaje definidas, desarrolladas y evaluadas en el día a día de nuestros centros educativos.

   La normativa vigente nos insta a realizar un plan de convivencia en los centros educativos cuya visión no sea solo una batería de medidas correctoras ante el ‟mal comportamiento” de los alumnos y alumnas, sino también que tenga un carácter preventivo, con el fin de fomentar un buen clima de convivencia. Por lo tanto, deberemos establecer actuaciones para la resolución pacífica de conflictos con especial atención a la prevención de la violencia sexista o de identidad de género, el fomento de la igualdad y la no discriminación.

   Mejorar la convivencia y el clima social en nuestras aulas y centro educativo.


   Convivir es más que simplemente vivir. Supone ser y estar, claro, pero también atender, escuchar, interpretar, reaccionar, interactuar, responder. También supone, por supuesto, hacer, medir, ponderar, considerar, tener en cuenta, valorar, respetar, ser sensible, cooperar... Y todo ello con los otros. Con los que nos acompañan en cada experiencia, en cada situación. Es, en definitiva, construir y construirnos
con aquellos que forman parte de nuestro entorno más próximo, los que forman e integran nuestra comunidad, en el sentido concreto y amplio del término.

   Enseñar y aprender en una escuela de todos y para todos, donde la convivencia dibuja un fin en sí mismo, pero, al mismo tiempo, una manera de estar, ser y hacer con todos.

   En el centro se realizan actuaciones educativas encaminadas al desarrollo de comportamientos adecuados para una convivencia satisfactoria donde prevalezcan actitudes positivas de unos para con otros, de aceptación de diferencias y donde los conflictos puedan resolverse fundamentalmente mediante el diálogo. CONVIVENCIA EN POSITIVO con medidas no punitivas, sino orientadas a la reflexión y reparación a la comunidad.

   Además de en la prevención e intervención en las conductas esporádicas que dificultan la convivencia, no estamos ajenos a las nuevas formas de falta de respeto a las personas y, por lo tanto, se trabajará en la prevención del acoso escolar, racismo, violencia de género, bulling, ciberacoso, o cualquier acto que atente contra las personas, interviniendo en estos casos con criterio, rapidez y rigor, aplicando los
protocolos establecidos para ello.

1. Talleres de convivencia en el aula

2. Formación profesores.

3. Escuela de familias

4. Formación educadoras de comedor.

5. Formación "Equipo mediadores"

6. Formación en Habilidades socioemocionales.