Skip to Content

Agregador de Contenidos Agregador de Contenidos

TRABAJO POR PROYECTOS

En la etapa de Educación Infantil en nuestro centro trabajamos a través de pequeños Proyectos, éstos son grandes temas que parten del interés espontáneo de los alumnos o que surgen a partir de un elemento motivador, caja mágica, personaje misterioso, visita o carta sorpresa que el docente dispone para promover y captar el interés de los niños. No trabajamos, por tanto, a través de un método o libro de ninguna editorial en particular, si bien son una fuente más de información junto con otros materiales manipulativos o impresos elaborados y revisados por el equipo docente o aportados por las familias para colaborar en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Apostamos por esta forma de trabajo porque los niños, con la ayuda de los maestros y de las familias, y a partir de sus conocimientos previos, van elaborando su aprendizaje siendo los verdaderos protagonistas del proceso. Esta forma de trabajar permite que los niños aprendan a través de las propias experiencias, de una manera vivencial y sobre todo, de una forma lúdica. Defendemos el trabajo a través de Proyectos porque conduce al desarrollo de destrezas, habilidades y estrategias relacionadas con el autoaprendizaje tales como la búsqueda de información en fuentes diversas, la escucha activa de las aportaciones de los demás compañeros, el desarrollo de la autoestima al comprobar la importancia que cada uno de los niños/as tiene en el grupo, etc. Dichas estrategias van a ser de utilidad durante toda la escolaridad y son esenciales para aprender de forma autónoma durante toda la vida.
Para trabajar por proyectos seguimos un esquema o fases que nos guían, pero que son totalmente flexibles y adaptadas a los alumnos.
Fases:
1.- Elección del proyecto: Se trata de recoger los intereses observando sus emociones, sus juegos, sus palabras… para plantear el tema que finalmente puede ser elegido con una votación en la asamblea.
2.- ¿Qué sabemos?: Para recoger ideas previas que no tienen porqué ser correctas, pero que nos ayudan a investigar para descubrir la verdad. Si son muy pequeños y no saben verbalizarlo, se pueden observar dibujos, hacer juegos… Quedarán recogidos en registros, panel de información, dibujos…
3.- ¿Qué queremos saber?: Preguntas que se plantean sobre las que sienten interés y curiosidad por resolver. En los más pequeños esta fase a veces se puede omitir y pasar a la siguiente.
4.- ¿Qué vamos a hacer?: Para dar solución a nuestras preguntas. Qué actividades vamos a realizar.
5.- Búsqueda de información: Es fundamental la implicación de las familias, para que aporten materiales; cuanto más variada sea la información más ideas se pueden contrastar.
6.- Planificación del trabajo: Organizar y decidir un plan de acción, objetivos, distintos tipos de agrupamientos, espacios, actividades… siempre con flexibilidad ya que pueden surgir nuevos intereses o variar los que tenían. Se puede tener un rincón en la clase para el proyecto.