Saltar al contenido

PEC Descripción

PLAN DE CONVIVENCIA

Este documento concreta la organización y el funcionamiento del centro en relación con la convivencia.

Aquí se establecen las líneas generales del modelo de convivencia a adoptar en el centro, los objetivos específicos a alcanzar, las normas que lo regularán y las actuaciones a realizar en este ámbito para la consecución de los objetivos planteados.

Nuestro Plan de Convivencia pretende que nuestros escolares respeten las normas de la escuela y respeten a sus Profesores y se respeten entre sí, pues, con ello, aprenderán que el respeto a las leyes y a las instituciones es la base de nuestra convivencia democrática.

Entendemos la convivencia escolar como el conjunto de normas de conducta, pautas y comportamientos que crean el clima adecuado para desarrollar las actividades educativas y que facilita la aceptación y el respeto del otro como persona, asumiendo que las diferencias son enriquecedoras.
En la vida escolar surgen pequeños conflictos que, mediante la oportuna intervención, pueden resolverse para evitar que degeneren en graves problemas para la convivencia. Para hacer esto posible es importante contar con unas normas claras de conducta que todos los alumnos estén obligados a respetar.
La implantación de este Plan de Convivencia quiere ser una responsabilidad compartida (alumnos–profesores – padres) porque sentirse bien en el Colegio es tarea de todos, cada uno desde el rol que debe desempeñar.

OBJETIVOS GENERALES DEL PLAN.

El objetivo primordial de nuestro Centro es lograr un clima de convivencia armónico basado en el respeto y en la comunicación fluida, abierta y sincera entre todos los miembros de la comunidad Educativa, para proyectar en los alumnos valores humanos de, no violencia, justicia, solidaridad, tolerancia y democracia.

Los objetivos de este Plan son:

1. Concienciar a todos los sectores implicados en el centro de la importancia de las normas de conducta y de la educación para la convivencia.

2. Fomentar un clima de estudio y aprendizaje positivos.

3. Conseguir la integración de todo el alumnado sin discriminación alguna.

4. Fomentar la implicación de las familias, tanto en la formación en valores de sus hijos como en la colaboración con los profesores en lo relacionado con la citada formación.

5. Mejorar las relaciones entre todos los miembros de la Comunidad Educativa, implicándolos en todas las actividades encaminadas a la mejora de la convivencia en el Centro.

6. Atención individualizada y actuaciones preventivas y sancionadoras sobre los alumnos que presenten alteraciones de la convivencia escolar.

7. Promover y desarrollar actuaciones relativas al fomento de la convivencia en nuestro Colegio, en el que estén integrados todos los miembros de la Comunidad Educativa.

8. Favorecer la resolución pacífica de conflictos, implicando a los alumnos en la misma con la utilización del diálogo.

9. Mantener una atención específica al alumnado que presente comportamientos que alteren la convivencia y la de aquel otro alumnado que padece sus consecuencias.

10. Concretar los procedimientos sancionadores

11. Potenciar el funcionamiento regular y efectivo de la Comisión de Convivencia como órgano de análisis y prevención de conflictos.

Los familiares de nuestros alumnos han elegido con entusiasmo el Centro y participan de la actividad del mismo, asistiendo, generalmente, a cuantas convocatorias se les plantean.

Los alumnos tienen un comportamiento bueno, aunque la convivencia cotidiana no está exenta de conflictos, generalmente de bajo nivel.

Las relaciones entre el profesorado son buenas, realizándose las tareas de coordinación necesarias para un buen desarrollo de la actividad docente, tanto en ciclos como en equipos de nivel y Claustro. Esto repercute positivamente en el ambiente general del centro.

Las relaciones de los profesores con los alumnos también son positivas, excepto en ocasiones derivadas del incumplimiento de normas.

La participación de las familias en la vida escolar varía mucho a lo largo de todo el proceso educativo. Mientras que en las edades más tempranas se cuenta con la implicación de los padres para colaborar en todo lo referente a la educación de sus hijos, conforme van creciendo, esta implicación, en la mayoría de los casos, pasa a un segundo plano, como se puede constatar con la asistencia a las reuniones de tutoría. Esta participación debe ser más frecuente, más comprometida y sobre todo más generalizada. En este sentido, las propuestas encaminadas a una mejor participación estarán siempre abiertas por parte del centro, muy especialmente, desde la acción tutorial.

SITUACIÓN ACTUAL DE CONVIVENCIA EN EL CENTRO.

Al ser un centro de Educación Infantil y Primaria se generan los conflictos propios de estas edades, si bien pueden ser puntualmente agravadas por los alumnos, con problemas de trastornos en la conducta, hiperactividad, y casos de familias desestructuradas, así como otras circunstancias especiales.
En general podemos decir que nuestro centro tiene una convivencia buena, aunque es inevitable que aparezcan diariamente conflictos que se deben resolver.

Los conflictos más preocupantes para el profesorado son:

* Las faltas de puntualidad.
* No traer el material para la clase.
* No hacer los deberes.
* No mantener orden por los pasillos.
* Molestar en el aula: hablar a destiempo, hacer ruido, levantarse sin permiso.
* Faltas de atención.
* Falta de interés por el aprendizaje.
* Pérdida de respeto entre iguales o menores durante el horario escolar.
* Desobediencia a las órdenes educativas-formativas del maestro.

Los alumnos conceden especial importancia a que se respeten sus pertenencias y a que el comportamiento de sus compañeros no dificulte el normal desarrollo de las actividades.

RESPUESTA DEL CENTRO A ESTAS SITUACIONES.

En la mayoría de los casos es el profesorado el que resuelve los casos de conflictividad.
A través del diálogo recabará información sobre el suceso ocurrido, lo valorará y, según su gravedad, aplicará las normas de convivencia e informará a las familias del incidente y de la sanción.
Sólo en situaciones excepcionales se acude al jefe de Estudios o Director para su intervención, y en casos rarísimos se llega a la Comisión de Convivencia.

Las familias responden en general positivamente, aunque excepcionalmente algunos padres valoran poco las actuaciones que se llevan a cabo con sus hijos y por lo tanto el nivel de implicación es menor, hecho que se ve reflejado en sus hijos.

Para ver el Plan de convivencia, pincha aquí.