Skip to Content

Brea de Tajo

HISTORIA

Los orígenes históricos de Brea de Tajo resultan un misterio. Los restos carpetanos y romanos de su entorno invitan a pensar en un posible asentamiento en la antigüedad.

Sin embargo no será hasta tiempos medievales cuando nos llegue registro histórico de Brea como una aldea dependiente de la villa de Almoguera (Guadalajara) y de los dominios de la orden de Calatrava adquiriendo el rango de villa en el año 1401, para formar parte en 1538 del marquesado de Mondéjar.

En ese siglo XVI nacieron breanos ilustres como los teólogos Pedro Martínez y su tío Sebastián Martínez partícipe, este último, del Concilio de Trento.

Entre otros episodios interesantes de Brea podemos mencionar la refriega que tuvo lugar en el año 1810 entre el Empecinado y las tropas napoleónicas. O habitantes de Brea que acabaron convertidos en personajes de leyenda como los bandoleros Sarabán y Chrisanto.

Además de toda su historia Brea cuenta con un inmenso patrimonio inmaterial con gastronomía única como el pan de santa Catalina y los caballitos de san Antón. Así como canticos tan singulares como los mayos y tradiciones ancestrales como el surco labrado por los quintos llamado “el torero”.

Lugares de interés

  • La iglesia de la Asunción

    Esta iglesia neoclásica del siglo XVIII, fue construida sobre una antigua capilla en tan solo tres años, de 1777 a 1780. Además de su valiosa arquitectura, compendio de distintos estilos, en su interior podemos observar, entre otras obras de gran valor y belleza, los frescos de Ginés Andrés de Aguirre, dos cuadros pintados sobre cobre de Luis de Morales y un San Juanillo atribuido a Berruguete. En su interior se encuentra el frontal del órgano más antiguo de la Comunidad de Madrid, que databa del siglo XVII, y destruido durante la guerra civil española.

    La Custodia

    Del estilo de la de la catedral de Toledo, de la Escuela de Arce, del siglo XVII, está formada por tres cuerpos realizados en plata repujada y dorada, con piedras en malaquita y con incrustaciones en plata.

    En la Pascua de Resurrección cuando se hace el encuentro del Santísimo, representando por la Custodia y la Virgen. Se sube en procesión de nuevo hasta el Cerro de Santa Catalina y al amanecer se produce el encuentro y es entregado el niño a la Virgen que lo lleva al pueblo entre sus brazos.

    Según los libros del archivo parroquial esta tradición tiene sus orígenes en una Bula Papal del siglo XVI, que permite a Brea de Tajo junto a otro pueblo belga hacer la ofrenda del niño de este modo tan especial.

Más información en el siguiente enlace: Brea de Tajo.