Skip to Content

Visor

Crear en el centro una cultura de excelencia académica

En un trabajo de la Asociación Character Education Partnership[1] (CEP) se destaca que para que exista una adecuada educación y, en concreto, para desarrollar valores relacionados con la superación y el esfuerzo, es preciso que haya un cambio en muchos aspectos básicos de la escuela. Las escuelas deberían hacer todo lo posible para potenciar una cultura en la que esté bien visto preocuparse por los buenos resultados y en las que todos los estudiantes, mediante las adecuadas estrategias de enseñanza y con los apoyos personales necesarios, sean considerados  capaces de realizar un trabajo escolar de alta calidad. Cuando los estudiantes se incorporan a una cultura que demanda y, a la vez, apoya y reconoce la excelencia, harán su trabajo lo mejor posible a fin de acomodarse a ella[2].

En ese plano más general que es propio del centro escolar, la cultura de la excelencia supone también la aceptación de que ésta puede expresarse de diferentes maneras. No existe una sola vía de éxito, por lo que todos los alumnos pueden ser excelentes en algún ámbito o en alguna materia.

La excelencia nace de una idea y se inserta en una cultura cuyo poder reside en la comunidad que la encarna. Existe un buen repertorio de casos prácticos que ejemplifican, particularmente en entornos socialmente desfavorecidos, con alumnos conflictivos o de bajo rendimiento, la potencia transformadora -hacia los buenos resultados académicos, hacia las altas tasas de graduación y la mejora de los comportamientos cívicos- de un fuerte sentido de comunidad, en la que alumnos y directores, profesores y maestros se sienten parte de un algo que importa a todos. Este sentimiento facilita a los alumnos seguridad y les proporciona confianza para asumir retos personales y emprender las tareas más difíciles.

           

[1] Character Education Partnership (2008). Performance Values: Why They Matter and What Schools Can Do to Foster their Development (http://www.character.org/)

[2] Berger, R. (2003). An Ethic of  Excellence. Building a Culture of Craftsmanships with Students. Heinemann. Portsmouth.)