Skip to Content

Visor

Para elaborar un Plan para el desarrollo de los valores del esfuerzo y de la excelencia

La elaboración de un Plan para el desarrollo de los valores del esfuerzo y de la excelencia en el medio escolar, puede beneficiarse de la inspiración que proporcionan los Planes de Mejora. En fin de cuentas estamos, ante un plan de mejora cuyos objetivos finales son de orden moral.

  • El Plan ha de estar precedido de un diagnóstico explícito de la situación de partida del centro en relación con el ámbito de los valores de la esfera de la voluntad.
  • El diagnóstico de la situación de partida ha de ser objetiva y debe apoyarse en hechos o resultados antes que en juicios subjetivos o meras apariencias, mediante la utilización de los instrumentos adecuados. El procedimiento del cuestionario puede ser el método más sencillo y efectivo que permite, además, la implicación de todos.
  • Se han de ordenar las prioridades de la acción, preferentemente, en función del grado de impacto que puedan tener sobre la mejora. Las acciones de mayor impacto han de abordarse lo antes posible, salvo que razones poderosas de orden local aconsejen apelar a argumentos de oportunidad
  • Las prioridades elegidas para cada curso escolar no deben ser muy numerosas, a fin de no sobrecargar el proceso, sobre todo en el primer curso de desarrollo del Plan
  • Los objetivos de mejora se han de formular de forma explicita y han de ser realistas, concretos y evaluables
  • Se ha de explicitar el grado deseable de avance en el tiempo para cada uno de los objetivos
  • El documento correspondiente ha de especificar de un modo claro y conciso los objetivos, los procedimientos y actuaciones previstos, las personas responsables de su ejecución, los recursos y apoyos necesarios, un calendario para su cumplimiento y una previsión de seguimiento y evaluación
  • La implementación del Plan debe implicar a las personas, desde una orientación participativa y bajo el impulso asociado a un liderazgo efectivo por parte de la dirección del centro

En cuanto a estrategias para la acción que nutran el Plan pueden citarse, a modo de ejemplo, algunas de las descritas en el epígrafe “14. Escoger una estrategia organizada que promueva las virtudes” del capítulo 11 del libro de Thomas Lickona antes citado. Puesto que se trata en nuestro caso de las virtudes vinculadas al esfuerzo y a la excelencia habrá que adaptar el repertorio descrito por Lickona a este ámbito.