Skip to Content

Visor

Estimular la mayor coherencia posible en el comportamiento del personal del centro

La coherencia interna de todo el personal del centro —y, en especial, del profesorado— en torno a los mismos valores y objetivos es una condición imprescindible para que los esfuerzos por instaurar en el centro educativo una cultura de la excelencia sean fructíferos. Por tal motivo, el poner el acento en las sesiones conjuntas de trabajo (claustros, reuniones de tutores, etc.) sobre esa condición, de importancia singular, constituye una estrategia indispensable para la mayor eficacia del proceso.

Esas sesiones de comunicación-formación deberían cubrir, al menos, los siguientes aspectos:

  •  La importancia de una actuación coherente de todo el personal para el desarrollo de la cultura de la excelencia y de sus valores anejos
  • La identificación clara de las metas del centro en cuanto al desarrollo en los alumnos de los valores o virtudes vinculados a la excelencia
  • La expresión explícita del tipo de comportamientos que se espera de cada uno de los miembros que componen el personal del centro, en función de su posición y de su papel en la organización
  • Una descripción, por parte del Director o Directora, clara y a la vez aceptable sobre la visión de futuro de su centro, es decir, sobre los diferentes aspectos de la vida escolar que presentaría muy probablemente su escuela si se llegara a consolidar una cultura de la excelencia. La referencia a los contrastes entre las características del presente y las del futuro posible, a modo de escenarios alternativos, puede hacer la presentación más convincente
  • Una reflexión de carácter deontológico sobre la necesaria implicación de todos para mejorar los resultados del centro
  • Un análisis pragmático sobre las ventajas que trabajar en pos de ese ideal puede reportar a los alumnos, a los profesores al personal no docente y a las familias